“Pedid, y se os dará” (Mt. 7,7)

Nuestro apostolado primordial y fundamental como contemplativos de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado “consiste en nuestra misma vida contemplativa, porque tal es, según los designios de Dios, nuestro modo típico de ser Iglesia, de vivir en la Iglesia, de realizar la comunión con la Iglesia, de cumplir nuestra misión dentro de la Iglesia”[1]

Y es por eso que en cada uno de nuestros monasterios consagramos nuestras oraciones y  sacrificios por los grandes temas e intenciones de la Iglesia, especialmente por aquellos dones que ningún mérito sino sólo la oración y la penitencia pueden obtener de Dios.[2]

Nuestro Monasterio “Santa Isabel de la Trinidad” ubicado en la ciudad de Arequipa – Perú, tiene como intención particular rezar por la vida consagrada, celebrándose ésta el día 2 de febrero, Fiesta de la Presentación del Señor, por este motivo el 24 de enero que empieza la novena, los queremos invitar a que nos envíen sus intenciones, lo pueden hacer escribiendo a mon.isabeldelatrinidad@servidoras.org

Damos gracias a Dios por el don de nuestra vocación y pedimos por la intercesión de la Virgen de Luján la gracia de perseverar hasta la muerte en esta pequeña Familia Religiosa.

Recen por nosotras y sepan que ustedes están en nuestras oraciones

Hermanas del Monasterio Santa Isabel de la Trinidad

[1] Cf. RM 127

[2] Cf. RM 134

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here