El día miércoles 24 de agosto, los novicios emprendimos nuestra peregrinación al querido Norte argentino, a la Fiesta del Milagro Salteño, para hacer allí nuestro voto de esclavitud mariana.

Hasta el momento, pudimos visitar lugares histórico-religiosos de gran importancia y valor formativo, como ser el la obra jesuítica en la provincia de Córdoba (centro y las estancias de las ciudades vecinas). Estuvimos, por gracia de Dios, en contacto con las reliquias y la obra de grandes santos de nuestra tierra, como ser el Cura Brochero (en Villa Brochero), la Beata Madre María del Tránsito Cavanillas (en la Catedral de Córdoba) y, de manera muy especial, de la ahora Beata María Antonia Paz y Figueroa (Mama Antula), en cuya fiesta de beatificación (celebrada en Santiago del Estero), pudimos participar. También visitamos muchas familias de la Tercera Orden y familiares de novicios en San Luis, Córdoba y Santiago del Estero.

Llegamos el 27 de agosto a Suncho Corral, para llevar a cabo una misión popular, en la que aún estamos.

Nos encomendamos a sus oraciones por los frutos de la misión, y para que podamos prepararnos debidamente para consagrarnos a nuestra Madre Santísima.

En Cristo y María Santísima

Los Novicios

Deja un comentario