Noviciado_Monasterio_Brasil

Querida Familia Religiosa

Por gracia de  Dios el día  25 de Marzo, día en que  nuestra querida Familia Religiosa  cumplió 35 años de fundación, tuvimos la gracia de celebrar la  Inauguración de nuestro Noviciado Monástico en Brasil. Es el segundo Noviciado Monástico del Instituto y el primero en América; tenemos como Patrona a Santa Teresita del Niño Jesús.

Como cada Monasterio, rezar por una intención particular y teniendo presente las palabras que S.S. San Juan Pablo II- Padre de nuestra familia religiosa – dirigió a las comunidades contemplativas: “Os encomiendo la Iglesia, os  encomiendo los hombres y el mundo. A vosotras y vuestros holocaustos me encomiendo yo mismo, Obispo de Roma. Estad conmigo, cercanas a mí, vosotras que estáis en el corazón de la Iglesia[1]; nosotras rezaremos, por las misiones y los misioneros de nuestra Familia Religiosa y de la Iglesia.

Durante el mes de mayo (mes en el que celebramos a la Reina de nuesto Instituto) empezaran a venir a nuestro monasterio las  jóvenes que deseaban ingresar a la vida monástica.  Y desde entonces, casi cada mes venía al menos una joven a hacer experiencia. Todas ellas demostraban con gran ánimo y generosidad estar dispuestas a darse enteramente a Dios.  Apoyadas en esta ansia de entregarse completamente a Dios La madre Maria dell’Armonia (en aquel entonces Priora del Monasterio) junto a las jóvenes empezaron a rezar la novena de las rosas a Santa Teresita del Niño Jesús, pidiendo a ella la gracia de que fundáramos un Noviciado Monástico. Al final de la novena todas recibieron una rosa de regalo. Por gracia de Dios hemos tenido muchas jóvenes que piden hacer experiencia y todas tienen en su historia vocacional algo con Santa Teresita.

Unos meses después, tuvimos en Brasil la visita canónica de la Madre Corredentora. Después de la cual se decidió comenzar con el noviciado monástico. La madre trajo de regalo una reliquia de Santa Teresita, que era nada más y nada menos  que la tela que estaba en la urna junto con los huesos de la Santa, un hecho totalmente providencial!

Las primeras novicias ingresaron el día 10 de Marzo, y el rito de ingreso se dio durante la Santa Misa. Eran cuatro novicias, tres de ellas ya estaban esperando en el noviciado apostólico desde diciembre del año pasado. Después de la Santa la Misa tuvimos un pequeño copetín, con los familiares, amigo y nuestras hermanas, donde abrimos la casa del noviciado para que pudieran conocer. Fue todo muy lindo con un gran Espíritu de Familia.

El día 25 de Marzo, tuvimos la Santa Misa presidida por nuestro Obispo diocesano Rev. Mons. José Negri  en nuestro  convento, con toda la familia religiosa.

Después de la Santa Misa el Obispo bendijo a nuestra casa, quedando así  inaugurado oficialmente nuestro Noviciado Monástico. Mons. José antes de iniciar la bendición, nos dijo que estaba muy contento con esta nueva casa, y repitió algunas de las palabras que Nuestras Señora de Fátima  dijo  a Sor Lucia: “Dios había elegido su seno para hacer de él su Morada y que su corazón inmaculado sería la morada donde ella se escondería para estar unida a Jesús”, Monseñor explicó que del mismo modo esta nueva casa tiene que ser un lugar donde Cristo tuviera su morada por medio del Corazón de María.

Agradecemos infinitamente a Dios por la gracia de este nuevo Noviciado Monástico, y pedimos a nuestra Madre del Cielo, que Jesús encuentre su Morada y descanso en el alma de cada una de las novicias que vivirán en este Monasterio.

En nuestra Madre de Luján,

Madre Maria Virgo Pulchra

[1] SAN JUAN PAULO II, Discurso a las religiosas de Roma, 10/11/1978