“Estrella de la mañana”, si, Ella es la patrona, protectora y guía de nuestro primer proyecto educativo en el Continente Negro. Stella Matutina fue el nombre elegido por Monseñor Ludovick Minde cuando apenas se inició con el proyecto de construcción del futuro Jardín de Infantes. “Ustedes– dirigiéndose a los ciudadanos de Ushetu  y por qué no a nosotros los religiosos que de un modo u otro nos toca participar en el cumplimiento de este gran objetivo- deberán seguir el ejemplo de nuestra Madre, deberán brillar como estrellas en el firmamento”.

Su convicción y seguridad nos dieron fuerza y ayuda en esta gran etapa que comenzaba. Luego de seis intentos meses de trabajo, el edificio estaba terminado. Obtuvimos ayuda de diversas organizaciones, entre ellas Infancia Misionera Italia y algunas parroquias de Holanda que hicieron colectas para ayudar al equipamiento de la Escuela. Agradecemos sinceramente el gran apoyo obtenido por medio de ellos, que sin su cooperación, no hubiese sido posible concretar lo emprendido.

instituto-verbo-encarnado

Monseñor fijó el día de la Inauguración, sería el 21 de Enero, conmemoración de Santa Inés, virgen y mártir. “Ella murió a temprana edad y sería un buen ejemplo para estos niños” – dijo-.

Y así fue como entre reuniones con los papás pidiendo su ayuda y colaboración, se concretaron los últimos detalles (¿qué serán “últimos detalles” aquí en Ushetu?, se preguntarán ustedes), allanar el terreno a mano, limpiarlo de las malezas, tapar pozos y demás, todo un trabajo “rudo” pero hecho de corazón, allí vimos el deseo de cada papá de querer el “bien” para su hijo, en estos trabajos, hizo su gran y generoso aporte el Padre Abosolom (IVE) que se destacó sobre todo por su capacidad de trabajo y apostolado al mismo tiempo con los papás de los niños.

instituto-verbo-encarnado

No podían faltar los preparativos de la Inauguración, que si bien se pensaba algo moderadamente pequeño, el cálculo de los invitados era de 350 personas.

Pero la Providencia se hizo notar, y para esa fecha contábamos con la presencia de cinco voluntarios holandeses, quienes nos sacaron de muchos apuros técnicos (detalles de carpintería, albañilería, jardinería porque por si no sabrán tienen un muy buen sentido del arte florístico y pintura).

instituto-verbo-encarnado

Pero a pesar de toda esta gran ayuda, faltaba un toque maternal a todo esto, es por ello que Dios nos la mandó, y ¡qué ayuda!, no podemos dejar de agradecer la presencia de la Madre Ánima que generosamente viajó, entre otros para compartir con nosotras los inicios de esta obra de misericordia, enseñar al que no sabe. Ah! No nos olvidemos además de la reciente llegada de nuestro misionero, el Padre Diego Cano, quién en todo momento generosamente se ofreció a ayudarnos hasta en los detalles mínimos, ejemplo que edificó a más de uno de los jóvenes que estaban allí presentes. No podían creer que un sacerdote pudiera de tal modo y con tanta sencillez trabajar “codo a codo” junto con ellos. Que a pesar de que el idioma era desconocido, en ese entonces por el padre, habló más con su buen ejemplo.

instituto-verbo-encarnado

La Santa Misa fue presidida por Monseñor Ludovik Minde, obispo de Kahama, junto con la compañía de algunos sacerdotes de la diócesis. Además nos acompañó un grupo religiosas de diversas congregaciones que trabajan en Kahama. Su presencia es de honrar, porque no es fácil llegar a Ushetu-aldea perteneciente a Kahama- son dos horas de viaje de camino incómodo, que por estar en época de lluvias se hacía más difícil de transitar.

Esta obra a pesar de comenzar con el nivel básico, es sin duda de gran importancia, ya que los niños:

– No cuentan en sus casas con la formación humana básica que prepara para que el aprendizaje  del alumno sea más rápidamente asimilado, y si nos esforzamos en formar bien los fundamentos, que sabemos, es un trabajo arduo, el edificio luego será seguro.

–        Es el primer jardín de infantes del pueblito, que si bien hay una escuela primaria que cuenta con esta división, los niños que recurren a ella tienen no menos de siete u ocho años. Nosotras hemos comenzado con un grupo de cuarenta niños (los dividimos en dos aulas) de entre 4 y 5 años.

–        Es además el primer jardín de infantes “católico”, donde además de recibir formación intelectual, ante todo se los formará en las virtudes humanas y cristianas. Que sean fieles ciudadanos, amantes de su patria y de Dios, que los creó  y a Él los ha destinado a conocerle, amarle y servirle.

Agradecemos a Dios, ante todo por darnos esta GRAN posibilidad de poder trabajar en un punto tan importante como lo es “la educación integral de la persona”, de aquí surgirán grandes líderes y grandes santos, si Dios así lo quiere. Agradecemos el gran apoyo de Monseñor Minde y de la Congregación, porque por “nuestra presencia” aquí en Ushetu, por ese “FIAT”, muchos niños que fueron pastorcitos serán beneficiados y con ellos la sociedad entera.

instituto-verbo-encarnado

Nos unimos a sus oraciones, ya que es reconocido por la Iglesia como Siervo de Dios gran intermediario ante Dios por su pueblo y por nuestra misión.

“La Verdad os hará libres” (Jn. 8,32)

En Cristo y María Santísima Estrella de la Mañana,

SSVM en Tanzania

Deja un comentario