El 13 de mayo, día de Nuestra Señora de Fátima, fue la inauguración oficial de la capilla “San Juan Pablo II” de nuestra comunidad del IVE en Bagdad.

Nuestro obispo, Monseñor Jean Sleiman, consagró el templo y bendijo el altar. Además de los dos sacerdotes del Instituto presentes en Bagdad, concelebró el P. Rami, dominico.

irak_catolicos

No podíamos hacer una ceremonia muy grande porque a fin de cuentas es una capilla y los lugares son pocos así que solamente se invitó el fin de semana anterior a nuestros fieles en la Misa dominical. Así y todo hubo lleno total, con gente que tuvo que estar en la sala de nuestra casa.

La apertura de un lugar de culto es siempre importante para la Iglesia toda porque en las iglesias, al estar presente el Santísimo Sacramento y renovarse el Sacrifico del Redentor, se cumple de modo eminente el fin del hombre que es la glorificación de Dios y porque Él derrama su gracia en ese lugar, socorre a cuantos invocan su Nombre y fortalece el corazón de sus fieles (cf. Oración colecta de la Misa de la dedicación de un templo). Y esto tiene aún más fuerza en lugares como el nuestro donde las dificultades intentan arrebatar la esperanza del pueblo fiel.

Como dice el prefacio de la Misa de la dedicación de un templo:

En este lugar, Señor,

tú vas edificando aquel templo que somos nosotros,

y así la Iglesia, extendida por toda la tierra,

crece unida, como cuerpo de Cristo,

hasta llegar a ser la nueva Jerusalén,

verdadera visión de paz.

Y efectivamente nuestros queridos feligreses fueron inundados por la alegría y la paz que solo Dios puede dar: los atentados con bombas que estos días han recrudecido en la ciudad no fueron obstáculo para la presencia de los fieles en esta fiesta; dos señoras mayores que apenas pueden caminar subieron los tres pisos para llegar a nuestra capilla con un esfuerzo que recordaba la subida del Papa Juan Pablo II al Calvario en su última visita a Tierra Santa; una hermana dominica expresaba su deseo que más sacerdotes del IVE pueden venir a Irak; una joven manifestó su admiración por la belleza de las oraciones de la dedicación de la iglesia; una señora exclamaba contentísima que en nuestra capilla todo apunta al presbiterio donde Cristo renueva su Sacrificio.

DSC_0037

¡Hermosas expresiones que manifestaban la alegría por un nuevo edificio que “hace vislumbrar el misterio de la Iglesia, a la que Cristo santificó con su Sangre para presentarla ante Sí como Esposa llena de gloria, como Virgen excelsa por la integridad de la fe y Madre fecunda por el poder del Espíritu“! (Ritual de la dedicación de una iglesia).

Así como la Virgen Santísima, Madre e imagen de la Iglesia, estuvo presente en el martirio de su divino Hijo, de modo similar la Iglesia está presente en el martirio diario de sus hijos. Por eso nuestra comunidad puede exclamar como San Pablo: “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada? Como dice la Escritura: por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto salimos vencedores gracias a Aquel que nos ha amado“.

Recemos para que más misioneros puedan venir a ayudar a este pueblo maravilloso que se lo merece.

¡Que Dios los bendiga!

P. Luis Montes, IVE

Misionero del Instituto del Verbo Encarnado en Irak

MAS FOTOS EN FACEBOOK/AMIGOSDEIRAK

Fuente: http://amigosdeirak.verboencarnado.net/2014/05/20/inauguracion-de-la-capilla-san-juan-pablo-ii-en-bagdad-irak/

Deja un comentario