José tomó al Niño y a su Madre y se estableció en Nazaret (Cfr. Mt 2)

Paine, 31 de octubre de 2018

Querida Familia Religiosa:

El domingo pasado, 28 de octubre, tuvo lugar la Jornada de las Familias en Chile, juntamente con la Inauguración del Noviciado nuevo. Quiero contarles lo acontecido para gloria de San José, de San Miguel Arcángel y de la Divina Providencia.

Primero explico algo de la génesis del proyecto del noviciado nuevo, de modo bastante resumido.

1.     Los antecedentes

Cuando yo llegué a Chile, marzo del 2014, el P. Gustavo me comentó que era necesario trasladar el Noviciado a un lugar de sosiego y tranquilidad, que una parroquia no era el ambiente adecuado… por muchas razones. Esta idea ya estaba en vistas hace tiempo (Había proyectos del P. Schilereff), pero no estaban las condiciones dadas: terreno propio, casa, dinero para ambas cosas, etc.

Podríamos decir que cada misionero fue aportando lo suyo (contactos de donantes, etc.) y de a poco se fueron dando los medios y las condiciones; sin que las planeáramos tal cual salieron. Las coincidencias son notables…

2.     Moviendo los hilos

La Señorita Gisela Silva (QEDP), gran bienhechora del IVE, nos dejó en su testamento una parte y nos consta que quería que el IVE creciera en Chile. Esto lo cobramos en diciembre-enero últimos. Se puso en un Banco, mientras esperábamos ver qué quería Dios.

El año pasado, la fundación “Ayuda a la Iglesia que sufre” (ACN), sede en Chile, invitó al P. Luis Montes a dar varias conferencias en Santiago sobre la situación de la Iglesia en Medio Oriente. Por error de ellos –lo cual es muy raro, porque ahora los conozco y son muy organizados y ejecutivos- sacaron mal el pasaje de vuelta y le sobró casi un día, por lo que pudo venir al Noviciado para compartir con los novicios. Lo trajo al Huerto uno de los directores, que quedó impresionado de la pobreza y estrechez. Ante la iniciativa del padre de ayudarnos, él tomó nota de que no era nuestra la casa y que queríamos edificar un noviciado en otro lugar, ojalá cerca del Hogar de Paine, pero no dentro porque es terreno de la Fundación que sostiene el Hogar. A los pocos días Carlos, dicho Director, me llamó y me dijo que hiciéramos un proyecto porque él quería que ACN nos construyera el nuevo Noviciado.

Pedí ayuda a algunos empresarios que colaboran muy activamente en el Hogar y ellos me consiguieron un Arquitecto y me ayudaron con el proyecto del nuevo Noviciado.

Mientras tanto, nuestro provincial, en el 2017, retomó con el obispo conversaciones iniciadas hace ya varios años, sobre la necesidad de trasladar el noviciado. Se mostró positivo y con deseos de dejar que el Instituto creciera en su diócesis.

En marzo comencé, con la ayuda de los padres del Hogar y del Buen Pastor, a buscar un terreno apto para hacer el Noviciado. Era todo muy caro, para nosotros imposible: o eran todos terrenos pelados a los que había que hacer llegar agua, luz, etc.; o eran de difícil acceso…

Al mismo tiempo, siguiendo la iniciativa de los religiosos argentinos del Hogar, me hice socio del Centro Argentino (C.A.), que tenía su sede a 1200 ms del Hogar de Paine. Nos enteramos de que el Centro Argentino había puesto en venta la sede; pero simplemente no me parecía, porque estaba enfichado con otra idea.

En esos días nos estaba por visitar el P. Fernando, por lo que nos apuramos con el P. Marcelo, a buscar terrenos para que él pudiera ver, opinar o decidir… Pero, de nuevo: era todo muy caro. Organizamos la reunión con el P. Fernando en el Centro Argentino; era a mediados de abril. Apenas llegamos el P. Cano me dice: “¿y esto? ¡está espectacular!”… se nos acerca el provincial y nos dice “che… ¿a cuánto está esto? Está hermoso. ¿si compramos?”.

Empezamos la Treintena a San José. Y pedimos a muchos de nuestros monasterios masculinos y femeninos que rezaran.

La llamé a la sra. Presidente del C.A., Gladys, y le dije que estábamos interesados y ella se emocionó. Me dijo el precio (que superaba nuestro capital por el valor de dos autos chicos), pero que estaba dispuesta a bajarlo incluso hasta… Al escuchar la cifra… ¡era justo…exactamente la misma suma de dinero que teníamos en el banco por la herencia de la Srta. Gisela!

Desde ese momento comenzamos una serie casi infinita de trabajos: estuvimos investigando el estado legal del terreno y la casa, consiguiendo el beneplácito de los socios directores del C.A., dialogando los términos, esperando que la presidente (80 años) y la tesorera (84 años) salieran de sus respectivas enfermedades y recuperaran la salud, discutiendo con una señora metida… mis idas y venidas a ver al abogado –que nos consiguieron gratis los empresarios del Hogar-, mis reuniones frustradas con los del C.A., mis molestos WhatsApp al P. Fernando, etc. Etc. Muchísimas veces parecía que todo se frustraba.

3.     El diablo, San Miguel y San José

Al mismo tiempo había que presentar el Proyecto a ACN, lo cual se hizo hace un mes. Mil conversaciones y reuniones con el arquitecto y gracias a su paciencia y a las fotos que nos mandaron de la Finca ya tenemos un hermoso y pobre proyecto.

Ellos no sólo necesitaban lo del arquitecto, sino la carta de beneplácito del Obispo y del Alcalde.

El tema del obispo: sucedió que justo se desencadenó lo de los obispos en Chile. Eso fue super providencial, porque Mons. Juan Ignacio –como todos los demás- podían dejar sus respectivas diócesis… Esto hizo que en las conversaciones consideráramos que era el tiempo de trasladar el Noviciado. Íbamos rezándole a San José para que todo sucediera en paz. Con alegría y entusiasmo, finalmente, firmó la carta y dijo “esto hará que el IVE eche raíces en Chile y crezca… y ¡eso está bien!”. En otra conversación posterior le conté del Plan para poder seguir atendiendo a las dos parroquias (Buen Pastor y Nuestra Señora del Huerto) con una sola comunidad sacerdotal y desde el noviciado nuevo en Paine, los fines de semana. Le gustaba todo…

Lo del Alcalde de Paine fue bastante fácil, porque conoce a los Padres del Hogar… pero también se vio la mano de Dios. Cuando le expliqué lo que decía la carta que le daba para firmar, sin permitir que terminara de explicar todo, firmó y dijo: “la Iglesia, hoy más que nunca, necesita sacerdotes. Me encanta la idea de una casa de formación sacerdotal, y cerca del Hogar”.

Pero resulta que de pronto todo se empezó a trabar. Los miedos naturales hicieron que se pensara en posponer el traslado del noviciado. Icluso los de ACN se empezaron a enfriar y frenaron todo. Los del C.A. no querían hacer una nueva asamblea para decidir la venta de la parcela y no querían hablar con nuestro abogado…

El P. Nieto nos había regalado un óleo de San Miguel arcángel, que mandamos a enmarcar con la ayuda de otra bienhechora de la Familia religiosa, Cecilia Guarda. Lo teníamos listo para la casa nueva, pero la situación nos obligó a bendecirlo y entronizarlo en el noviciado del Huerto, para que quitara los impedimentos.

Inmediatamente todo cambió: fui a ver a Gladys y se convenció de ir adelante para poder vendernos… se hizo la asamblea y se aprobó todo. Había muy buen espíritu: ¡Obra de San Miguel!

 La Treintena continuaba… casi hicimos 3 meses. Pero decidimos hacerle a San José una promesa. Le prometimos una hermosa ermita en la casa nueva si nos conseguía tres cosas: que el obispo quisiera el cambio ahora, que pudiéramos comprar sin novedades y que ACN nos construyera el noviciado.

Dos días después fuimos con el P. Marcelo a ver al obispo… luego de idas y vueltas, nos dijo: “no hay dificultad para proceder al traslado, ¡adelante!”. Le avisé a los de ACN y saltaron de alegría… arreglamos inmediatamente un almuerzo y se presentó a la fundación –al menos informalmente- la decisión de ayudarnos. Se movieron y ahora ya está aprobado totalmente el proyecto.

Teniendo todo listo para comprar y para que ACN pueda evaluar la ayuda para la construcción, me dirigí a firmar la Compraventa. Pero se metió el demonio… Hubo tanta confusión en la reunión, en la misma Notaría (Escribanía), que se retiraron medio molestos y posponiendo la venta. Nosotros rezamos y el abogado habló con firmeza y decisión… aceptaron firmar la Compraventa.

El día 30 de agosto, fiesta de Santa Rosa, patrona de América, por gracia de Dios, “dimos el primer paso” –según el decir del abogado-; porque compramos la propiedad: una Parcela de 5047m2, en la que hay una casa de más de 200 m2.

4.     La gente del Huerto y de la TOS

Mantuvimos el secreto hasta ese momento; pero luego empezamos a contarles a todos de a poco. Todos están muy felices por el bien que significa esto para la formación de los chicos; pero corrieron lágrimas: “los vamos a extrañar mucho”. A todos les dije que seguiremos trabajando pastoralmente, que eso no cambiará…

¡Son todos muy fieles al IVE y al Noviciado! ¡Es hermoso verlo!

5.     La Fiesta de la inauguración

Como dijimos fue en el marco de la Jornada de las Familias. Éramos 240 personas: los dos provinciales (P. Vicchi y M. Cenáculo), religiosos chilenos venidos para la ocasión, fieles de Loncoche y Huintil y mucha gente de la TOS de las obras nuestras acá.

El sábado 27 los venidos de Argentina ( 10 hermanas y el seminarista Ignacio Reyes) se sumaron a los trabajos que con los novicios estábamos desarrollando desde que nos mudamos, el martes 16 de octubre. Era admirable, casi increíble, el clima alegre de familia que se respiraba… era el olor de los “tiempos fundacionales”. Estábamos tocando el cielo…

Gracias a las religiosas y a Ignacio, que se sumaron al equipo de trabajo, es que el domingo anduvo todo perfecto. La gente llegó temprano, caminaban por el terreno conociendo la casa con su cafesito en la mano, con la alegría de quien tiene casa nueva (pero ahora se trata de que es la casa de Dios). Se tuvieron una conferencia y tres talleres (Ataques contra la verdad del hombre; Drogas, Planificación familiar y la misión en Tanzania). Para el almuerzo pusimos unos toldos en los que la gente se refugiaba del solcito (aunque estaba nublado… ¡clima perfecto!) y se veía todo el parque del fondo lleno de gente en las mesas, bajo los toldos. El escenario en el medio, con una seguidilla de canciones –chilenas, casi todas- y de saludos de sacerdotes chilenos misioneros en el extranjero. La Misa fue hermosa: se había puesto una media sobra entre los frondosos árboles y el ambiente perfumado por las flores era acogedor y fresco. El P Fernando presidió y predicó sobre Cristo, Salvador de la Familia. Luego tuvimos la bendición e inauguración de la casa, entre cantos de agradecimiento a San José. Antes de despedir a la gente, les dimos un suvenir de la inauguración, sorteamos cuatro tallas (tres cruces de Matará y un escudo del IVE) hechas por la Sra Teresa Opazo, madre de M. Jericó y todos nos sacamos una foto histórica.

Era hermoso ver a todos los religiosos unidos junto con la Tercera Orden, trabajando, aportando ideas, etc. Los padres del Buen Pastor… los del Hogar… religiosos y religiosas de otras partes del mundo, que mandaron regalos… cada uno multiplicando esfuerzos con la alegría del “Nuevo Noviciado”.

El lunes el P. Fernando pagó un asado para todos los religiosos… fue el festejo ad intra; terminó con un partido de fútbol en el que los curas demostramos que no estamos en tan mal estado.

***

Les pido que sigan rezando… Creo que es el comienzo de nuestra misión acá… será muy fructífero para el Hogar, para el Noviciado y para todas las obras del Instituto.

¡Viva San Miguel! ¡Viva San José!

P. Gonzalo Gelonch Villarino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here