“De manera especial nos dedicaremos a la Palabra de Dios[1]

Una más; ¡Un año más! Por gracia de Dios los días jueves 20 y viernes 21 del corriente tuvimos la Jornadas Bíblicas en nuestro Seminario aquí en Brasil. Es hermoso y gratificante al mismo tiempo constatar como “lo nuestro”[2] goza de una eficacia particular. Decimos esto porque en nuestras Constituciones nº 16 se lee: «De manera especial, nos dedicaremos a (la predicación de) la Palabra de Dios más tajante que espada de dos filos (Hb 4,12) en todas sus formas. En el estudio y la enseñanza de la Sagrada Escritura (la Teología, los Santos Padres, la Liturgia, la Catequesis, el Ecumenismo, etc.)».

En esta IIIº Jornadas Bíblicas tratamos sobre el Evangelio de San Juan, de manera particular los cc. 5-10. En estos capítulos la base común o contexto son las fiestas principales de los judíos (F. de Pascua, F. de la Tiendas, F. de Pentecostés, F. de la Dedicación del Templo y podríamos incluir la observancia del sábado). Por ese motivo fue una buena ocasión para introducirnos en el Antiguo Testamento y tratar sobre el Calendario Litúrgico de la Antigua Alianza. De todos modos, no fueron los únicos temas estudiados, ya que era inevitable dejar de lado el Prólogo del Santo Evangelista en donde se contienen las tremendas palabras: “Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros…”  (Jn 1,14); tampoco faltaron temas arqueológicos a fines como una exposición sobre «Los Rollos del mar Muerto» conocido con Qumran en relación a la historicidad y formación de los Santos Evangelios y otras exposiciones como por ejemplo sobre el Santo Sepulcro que fue abierto y restaurado (en concreto la Edícola) entre el marzo de 2016 y marzo del 2017; tampoco faltaron algunos temas de Teología Bíblica como “La hora de Jesús” en el cuarto Evangelio.

La imagen puede contener: una o varias personas

 

Siempre intentando emular a la casa madre preparamos lo mejor que pudimos la exposición de códices, papiros, ediciones críticas en hebreo, griego y latín del texto sagrado, como diversas versiones en varias lenguas, en donde merece una mención especial la traducción al Pidgin de los Santos Evangelios preparada por nuestros misioneros que se encuentran en el continente azul. También se preparó una pequeña exposición de mapas bíblicos y maquetas sobre el calendario litúrgico judío.

En cuanto a los expositores contamos con la participación de 7 profesores de nuestro seminario (entre los cuales está nuestro Provincial, el P. Emilio Rossi y nuestros monjes los Padres Alejandro Cunietti y Esteban Olivares), 9 seminaristas de Teología y una hermana SSVM, cabe destacar que es la vez primera que una servidora participa de las Jornadas Bíblicas. No podemos pasar por alto el apoyo brindado por nuestros padres biblistas[3] que nos orientaron indicándonos bibliografía de estudio y enviándonos artículos de autoría propia como fue el caso del R. P. Dr. Carlos Pereira que nos iluminó muchísimo porque son un excelente ejemplo de diálogo entre los exégetas modernos y Santo Tomás, Magister in Sacra Pagina, a quien buscamos seguir en esos días de estudio.

En relación a Santo Tomás de Aquino exégeta, también merece una mención especial porque podríamos decir que fue uno de los grandes frutos de estas Jornadas poder conocerlo y seguirlo como nos lo pide explícitamente nuestro derecho propio: “Se ha de tener como modelo y fuente del estudio de la Sagrada Escritura a Santo Tomás exégeta, que fue aquel que más penetró el sentido de las Escrituras”[4]. De este modo pudimos mostrar a nuestros religiosos de modo concreto como podemos  seguir al Aquinate en la interpretación de la Palabra de Dios. No quisiéramos cansarlos, pero es de gran alegría poder contarles que nuestros seminaristas pudieron beber de la fuente misma, es decir leyeron el comentario (Super Evangelium S. Ioannis lectura) del Angelico en su lengua original (Latín).

Estos fueron unos de los frutos que queremos agradecer a Dios por un lado y por otro compartir nuestra alegría de constatar una vez más la eficacia de “lo nuestro” en este caso las Jornadas Bíblicas.

Finalmente le enviamos este pequeño video que refleja lo que fueron estas Jornadas Biblicas pero principalmente muestran el lugar, valor y fuerza que tiene para nuestra querida familia religiosa[5].

Art. El lugar de la Sagrada Escritura en nuestro derecho propio. Ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación” 2Tim 3,15.

Padres del Seminario Mayor San José de Anchieta, San Pablo – Brasil

Provincia “Nuestra Señora Aparecida

 

Se pueden leer los siguientes artículos:

En la página Biblia, razón y verdad, El lugar de la Sagrada Escritura en nuestro derecho propio, Padre Carlos Pereira

En la página VIDA RELIGIOSA: lLa Sagrada Escritura en nuestro derecho propio, Padre Tito Paredes

[1] Constituciones, 16.

[2] Expresión usada innumerables veces por nuestro superior general, el R. P. Gustavo Nieto. Sólo hasta la Carta circular nº 23 usa la expresión 22 veces. (Cf. En la Carta Circular nº 12 2 veces; en la Carta Circular nº 13 4 veces; en la Carta Circular nº 14 6 veces; en la Carta Circular nº 15 2 veces; en la Carta Circular nº 17 2 veces; en la Carta Circular nº 18 2 veces; en la Carta Circular nº 19 1 vez; en la Carta Circular nº 22 1 vez; en la Carta Circular nº 23 2 veces). En cuanto al Apostolado entiendo que “Lo nuestro” es la misión canónica que nos encomendó la Iglesia.

[3] En concreto queremos agradecer a los Padres Gonzálo Ruíz, Ricardo Clarey, Miguel Á. Fuentes, José Marcone y Gabriel Barros.

[4] Directorio de Seminarios Mayores, 331.

[5] Directorio de Espiritualidad, 239: «La Sagrada Escritura debe ser el alma de nuestra alma, de nuestra espiritualidad, teología, predicación, catequesis y pastoral».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here