El Padre Buela decía en su sermón, con motivo de los 10 años del Bachi: “Entonces, la idea clara, la idea fundamental: hacer un colegio católico donde los chicos conozcan a Cristo y busquen de imitar a Cristo. Para que la actitud de ellos frente a los demás sea la actitud que tuvo Cristo.”

Un año más, por gracias de Dios, pudimos concretar la ansiada peregrinación por Europa, de los alumnos del Bachillerato humanista “Alfredo R. Bufano”.

bachis

 

Hace ya unos años, se decidió realizar éste viaje buscando lo mejor para nuestros estudiantes de 4º y 5º del Bachi, buscando ampliar su espíritu y su mirada, buscando “que la actitud de ellos frente a los demás sea la actitud que tuvo Cristo.”

Este viaje es un sacrificio, un sacrificio de muchas personas, que trabajan para concretar ésta experiencia. De los alumnos porque se lo deben ganar con su trabajo y estudio; de los padres; de quienes organizan; de quienes nos reciben; y algunos más…

A lo largo de los años de colegio, sabemos que tanto los campamentos como los viajes, mejoran la educación de nuestros alumnos de distintas maneras, pero ciertamente que esta es una de las mejores. Conocer nuestra madre patria España, tantos santuarios Marianos en los cuales nuestra Santísima Madre quiso quedarse por nuestro bien: Montserrat, El Pilar, Fátima, Lourdes, uno sólo de estos lugares hace que valga la pena el sacrificio, sin embargo, nuestra peregrinación no se acaba en nuestra querida España o en Portugal, sino que después de pasar por Francia, el objetivo es llegar al Vaticano para que Pedro confirme nuestra fe. Gracia que Dios nos ha concedido.

Nuestros alumnos además de crecer culturalmente, crecen sobretodo en amistad con Jesucristo, todos los días podemos tener la Santa Misa, renovar nuestro sacrificio y darle gracias a Dios por los bienes recibidos, crecen también en amor a Su Iglesia y a los Santos.

Hombres de principios, eso es lo que se puso por meta, “príncipes” que no sean arrastrados por los vientos del mundo, sino que se aferren a los principios cristianos, los únicos que pueden formar una familia y una patria que marque la diferencia, principios que pueden forjar héroes, hombres de palabra, capaces de negarse por el bien de los demás, hombres capaces de morir a sus gustos y caprichos por ideales más altos.

En justicia, uno no puede dejar de dar gracias a Dios por la familia religiosa, pues con mucha alegría y generosidad nos han hospedado y servido. La peregrinación sería imposible sin su desinteresada generosidad. La cercanía de los alumnos con nuestros religiosos crea un vínculo más fuerte con toda la familia del instituto. Los alumnos aprenden a valorar el trabajo que hace un religioso por amor a Cristo.

Este año en particular, tiene un matiz distinto, y es el hecho de que llegando a Roma después de pasar por nuestro seminario en Montefiascone, tuvimos un accidente en la autopista…un auto se salió de su carril y nos impactó, y hubo varios lesionados, por gracia de Dios estamos todos bien. Dios ha permitido esto para nuestro bien, eso seguro. Hubo frutos en el momento del accidente, los hay ahora y los habrá después. Uno repite la frase de San Pablo: “Todo sucede para bien de los que aman a Dios”. Y eso hace que uno no solo se pregunte si ama a Dios, sino cómo lo ama, y si hay acciones concretas para que ese amor crezca.

Nosotros, después de todo lo vivido, confiamos en que nuestros alumnos están poniendo los medios necesarios para que su amor por Cristo y su Iglesia crezca, no solo en ellos sino también en sus familias.

A sus oraciones encomiendo nuestro apostolado, y la salud del profesor Carlos Hoiak, quien está haciendo su rehabilitación después del accidente.

P. Miguel Grillo, IVE

Deja un comentario