Como todos los años nuevamente las Aspirantes junto con las hermanas de la comunidad del Aspirantado “Beata Laura Vicuña” realizamos nuestra convivencia desde el 1 al 23 de febrero en el embalse El Nihuil, que queda a unos 70 Km de San Rafael, Mendoza; lugar que cobra para nosotras gran cariño, porque es allí desde donde partió Marcelo Morsella, por eso siempre vuelven a la memoria los escritos y ejemplos de Marcelito, siendo una emulación para nuestras aspirantes.

aspi10

Desde el comienzo nos hicimos el propósito de aprovechar estos días con el fin de que el contacto con la naturaleza nos sirva para unirnos más a Dios, nuestro Padre y Creador. Por eso a Él queremos agradecer porque, efectivamente, hemos tenido ocasión de descubrir las huellas de su mano en la naturaleza: “Si, en Dios está toda la naturaleza, ya que de Él procede, y Él imprimió en ella sus pensamientos para que de la hermosura de las creaturas podamos levantarnos a la hermosura del Creador”.

Fue una gran alegría para mis oídos cuando escuché, al final de la convivencia, a una aspirante que me decía que había aprovechado la misma para contemplar a Dios por medio de la naturaleza, que había aprendido a unirse a Dios por medio de la creación, que había aprendido a rezar. Creo que es un valioso pensamiento para una joven de hoy.

Algunas actividades que realizamos:

 

  1. I.     Dique Agua del Toro

(Es el nombre de una presa de embalse con fines de aprovechamiento hidroeléctrico, riego y control de crecidas ubicada sobre el río Diamante, en la provincia de Mendoza, Argentina. Se encuentra a 84 km al oeste de San Rafael).

Siempre organizamos las salidas por grupos: el de las aspirantes más grandes y el de las pre-aspirantes y medianas. Emprendieron el viaje primero el grupo de las grandes con un intento fallido de pesca, que remediamos subiendo el Cerro Diamante.

Luego fueron las más chicas, quienes llevaron la delantera ¡con la pesca de una sola trucha, pero pescaron!

En esta salida tuvimos la gran compañía, del Hermano “Payo”. También él con el objetivo de pescar. Nos divertimos mucho con su presencia. Además de que, de entre todos los que estábamos presentes, era el único que tenía todos los elementos para la pesca.

II.             Planetario – Castillo de Pincheira en Malargüe

La semana siguiente fuimos a Malargüe, pasamos por el planetario viendo una función sobre los astronautas, vimos las constelaciones, el sol, la luna, los planetas y el universo muy cerca nuestro. En esos momentos se nos venía a la mente el Salmo 8: “Los cielos proclaman la gloria de Dios, y el firmamento pregona la obras de sus manos”. Luego visitamos el museo, aprendiendo varias cosas sobre el calendario, los relojes, pantallas solares, etc.

Después de esa mañana intensa emprendimos viaje al lugar a donde íbamos a acampar, que quedaba a unos 27 km de Malargüe. Camino de tierra, mucho polvo, un lugar seco, pero un paisaje muy particular, con montañas de distintos colores, de distintos tamaños y formas, sin vegetación. De hecho acampamos en el único lugar en donde había un bosquecito de álamos, pero después en los alrededores estaba todo seco.

En este lugar pasamos tres días, intentando pescar. También esta vez sin éxito, pero sin desalentarnos. Subimos el “Castillo de Pincheira”, así llamado porque el agua y el viento le han ido dando a la roca esta forma como de Castillo, (hay que tener mucha imaginación para verlo), pero no deja de ser admirable como las montañas llegan a tener esas formas.

En estos lugares, estando al aire libre se podía ver la alegría que reinaba en las aspirantes, una sana alegría, que hacía recordar aquella idea de Don Bosco de: “Dadle libertad para que corran, salten, se diviertan, se rían, mientras no cometan pecado”. Después  regresamos nuevamente a El Nihuil.

III.           Valle Hermoso

La salida esperada por las Aspirantes más grandes es la de Valle Hermoso, a unos 34 Km.  camino de Las Leñas. Es parte de la Cordillera, un paisaje hermosísimo. Salimos de El Nihuil para hacer noche en Las Leñas. Al otro día nos levantamos bien temprano para subir el Cerro “Torrecillas” que mide 3.771m. de altura. Tuvimos la Santa Misa en la cumbre, después de sortear varias dificultades. El Cerro está totalmente pelado, sin vegetación, con piedras de todo tamaño y color. Llegando a la cumbre, pudimos contemplar un paisaje muy lindo. Se divisan muchos cerros, entre ellos, el cerro “Las Leñas” y el “Peteroa”, por nombrar algunos. Es impresionante ver la cadena de montañas, y montañas…, nos llevaba a pensar y a afirmar la grandeza de Dios al ver la inmensidad de todo lo creado, uno vuelve a recordar que somos nada y poca cosa ante la creación de Dios, pero Dios creó todo esto para el hombre, para que tanto cuanto lo use para llegar más rápido al fin.

Después de un largo ascenso, almuerzo, Santa Misa y los festejos correspondientes en la cima, emprendimos la bajada un poco empinada y muy particular, ya que algunas no hacía falta ni siquiera que apoyaran las piernas que ya empezaban a rodar, y la bajada así…es más rápida. Llegamos hasta el vehículo y se nos hizo un poco tarde para ir a acampar al lado del río, de donde al día siguiente intentamos sacar las truchas para el almuerzo, porque la condición era sacar truchas o no almorzábamos. Así que el almuerzo fue “truchas al roquefort” y por la noche “truchas ahumadas” (especialidad del Consejero), muy ricas y sabrosas.

Ya los días se nos estaban acabando, volvimos para El Nihuil con gran alegría de haber pasado esos últimos momentos en este lugar, dando pie a lindas conversaciones sobre la vocación, el Instituto, el noviciado y otros temas de diversión.

En El Nihuil disfrutamos de los últimos días en el lago, haciendo náutica, juegos en la playa y el famoso Vóley playero.

Coronó el último día, la Santa Misa de acción de gracias por los beneficios recibidos durante la convivencia. Vinieron algunas familias más cercanas para pasar el día con nosotras y despedir a las que prontamente pasarían al noviciado, que por gracia de Dios este año, son diez las aspirantes que emprenderán propiamente el camino a la vida religiosa.

Por estos días de convivencia y por estas vocaciones que Dios nos da agradecemos a Él todos los bienes, tanto materiales como espirituales recibidos.

En Cristo y su Santísima Madre

Madre María Reina de las Vírgenes

Deja un comentario