GAZA 25-07-2014

jorgitoUn día más de esta ridícula y sangrienta guerra. Fuentes locales informan que desde el comienzo de la guerra los muertos suman ya 865, entre los cuales 208 niños y los heridos alcanzan el número de 5700, entre los cuales 1779 niños.

Situación agravada aún más por la agitación que esto ha provocado en toda la zona. Los disturbios de Ramalla y otros lugares de Palestina, son un signo elocuente de esto. Al punto tal, que en algunos sectores se hablaría ya de una tercer intifada. ¡Dios nos libre!

No hay lugar seguro donde refugiarse. Una prueba más de ello, como es de público conocimiento, es el bombardeo de una escuela de la ONU en la zona de Bet Hanun. Pobre gente, pensaban estarse allí al seguro. Sin palabras.

Las carestías se hacen sentir cada vez más. La escasez de agua en verano y en Gaza es un problema gravísimo. En muchas ocasiones no queda más remedio que beber el agua no potable, o sea, salada. Tremendo!

Una penuria se suma. El barrio donde se encuentra la mayor concentración de cristianos, ha sido llamado a una evacuación inmediata, pues sería bombardeado. Por supuesto, una vez más la Iglesia madre albergó a casi un centenar de personas en las instalaciones de nuestra capilla. En horas de la tarde pudimos visitarlos y compartir junto a ellos la cruz del miedo y la incertidumbre que tales situaciones comportan.

Como también, durante estos días, pudimos ayudar a miles de personas a través de Caritas Jerusalén. Aquí es un deber agradecer al director de la misma, P. Raed Sahleia, quien se dispusiera inmediatamente al servicio de un pueblo sufriente como este.
Visitamos las escuelas que albergan a los miles de refugiados de las zonas más afectadas de Gaza. Se entienda, gente que han llegado allí sin nada; hay quienes poseen algún familiar muerto (o incluso varios); los hay quienes lo han perdido todo. Sin embargo, todos a una, agradecen a Dios el estar vivos. Créanme que es por demás edificante.

Se espera una tregua para el fin de semana, fin del ramadán. Esperamos que se concretice. Como esperamos también que sea duradera y, más aún, definitiva.

* * *

“Se oye una voz en Ramá, lamento y llanto amargo. Raquel llora por sus hijos. Rehúsa ser consolada, pues sus hijos ya no existen” (Jer. 3,15). Angustiosa frase que describe el dolor desconsolado de una madre que ha perdido a sus hijos.

Entrada ya la noche de ayer, luego del pavoroso estruendo de un cercano misil, se escuchó a una madre gritar desaforada y desconsoladamente escapando por las calles: “Ibni, ibni, habiby”, hijo mío, hijo mío querido. Lamento, dolor, llanto amargo. Cual otra Raquel. Era la madre que lloraba a su hijo. Por eso rehúsa también todo consuelo, pues el único consuelo posible y razón de vivir ya no existe: su hijo ha muerto.

Un ejemplo de los cientos que aquí se viven a diario.

* * *

Nos encomendamos a sus oraciones.
In Domino
P. Jorge Hernández, IVE

Misionero del Instituto del Verbo Encarnado en la Franja de Gaza 

Fuente: www.ivemo.org

Todos los artículos sobre la situación de Gaza contados por el p. Jorge Hérnandez, IVE en https://www.facebook.com/ivemedioriente

_______________

Aclaración sobre nuestra postura de la guerra

Hemos recibido algunos mensajes criticando nuestra “parcialidad” en la publicación de las crónicas sobre Gaza. Debemos aclarar que no somos una agencia de noticias y no deseamos cubrir todo el espectro de la situación.

Publicamos las crónicas de uno de nuestros misioneros que se encuentra en estos momentos en su parroquia, sufriendo con la gente las consecuencias de esta guerra sangrienta y tratando de socorrer en todo lo posible a los que necesitan ayuda.

Es un valioso testimonio personal -y en este sentido limitado- , de un párroco católico, que cuenta lo que está viviendo, lo que ve, lo que experimenta, en estos momentos terribles.

Es el testimonio de un sacerdote que decidió quedarse con su gente, con todas las consecuencias que esto pudiera tener. Nada más, ni nada menos.

1 Comentario

  1. Siempre hay gente para criticar. Cierto que las noticias son bastante duras, pero si la Iglesia nuestra Madre, no cuenta esto que está sucediendo,,la prensa escrita y televisión muestran muy por encima.. Adelante, los católicos debemos de saber lo que se hace por nuestros hermanos que están sufriendo por esta ingrata guerra,, no como noticia sino para que sigamos orando,, para Dios no hay nada imposible..

Deja un comentario