Querida Familia Religiosa:

Como muchos ya saben en Ciudad del Este, Paraguay, atendemos 23 capillas que pertenecen a nuestra Parroquia “Cristo Rey”. También damos clases en el Seminario Diocesano.

Misa-de-la-parroquia-Cristo-Rey-2
Mons. Livieres, Obispo de Ciudad del Este, durante una visita a nuestra Parroquia.

Si bien hace ya tres años que estamos en esta misión, al tener tantas actividades se nos hacía muy difícil empezar con un grupo de padres de familia cómo el que se reúne en “La Finca”[1]. Pero, finalmente, por gracia de Dios, hace un mes pudimos empezar con este grupo.

Los hombres  de nuestra Parroquia son muy piadosos y comprometidos y deseaban con ansias el poder reunirse para recibir formación católica y compartir buenos momentos con amigos de verdad, es decir, con otras personas que los ayuden a crecer en la virtud.

Como patrono del grupo elegimos al Padre Pío de Pietrelcina y por eso el 23 de septiembre fue día de fiesta para nuestro insipiente grupo de hombres. Nos habíamos preparados con un triduo de misas en las cuales predicamos sobre la vida y obra del Santo Protector. El día del  Santo (o “Santo ara”, como dicen aquí), comenzó con repique de campanas, bombas y mateada a partir de las… ¡4,30 de la madrugada! Siguió luego el rezo del Santo Rosario con exposición y posterior bendición con el Santísimo Sacramento. Durante el Rosario los padres escuchábamos confesiones. Después cada uno partió para a su trabajo. Por la tarde nos encontramos nuevamente para la Santa Misa, donde algunos papás hicieron de “monaguillos” dando también de este modo un muy buen ejemplo a sus hijos. No podíamos terminar el día sin el tradicional asado con guitarreada, todo en un ambiente muy familiar.

Quiero destacar que entre las actividades del grupo está programada una misión en los lugares más carenciados de la Parroquia, pues cómo bien sabemos “la fe se fortalece dándola” (Beato Juan Pablo II, Redemptoris Missio, nº 2).

Para finalizar deseo recordar a mis hermanos sacerdotes la importancia de hacernos un tiempo para asistir espiritualmente a los padres de familia pues ayudándolos a ellos llevaremos a Dios a familias enteras.

Encomiendo al grupo de hombres “Padre Pío” a sus oraciones.

En Cristo y María,

 P. Javier Oliva, IVE



[1] Nombre familiar que damos al Seminario “María, Madre del Verbo Encarnado” de San Rafael, Argentina.

Deja un comentario