Queridos todos en el Verbo Encarnado:

El pasado 20 de marzo, solemnidad litúrgica de San José, llevó a casi todas las hermanas de la Provincia “Nuestra Señora del Pilar” hacia un punto de encuentro felizmente habitual camino a Levante, hacia L’Ollería, al “Monasterio de Los Santos Patronos de Europa”.

La presente ocasión era más que propicia: celebrar al Santo Patrono y agradecerle tantos beneficios recibidos en estos 29 años de fundación, unido al festejo de las bodas de plata de las hermanas que en marzo de 1992 hicieron sus primeros votos y de las cuales cinco pertenecen a nuestra Provincia religiosa: nuestra Madre Provincial, M. María de la Contemplación, y las hermanas María Sophie, María del Espíritu Santo, María de los Desamparados y María del Verbo Divino. Asimismo, en esta celebración se hizo entrega de la Cruz de Matará a la postulante María José Belmonte, quien recientemente ha ingresado a nuestro Instituto, ¡con la particularidad de tener 79 años de edad! Todo esto hizo que fuera una gran fiesta para nuestra Provincia.

El solemne rezo de maitines, la celebración cuidada de la Santa Misa, los cantos, el incienso, la renovación piadosa y sentida de los votos religiosos, han dejado huella en todos los participantes de la ceremonia –religiosos y varias familias que quisieron compartir con nosotros la oración y los festejos. Durante la homilía de los maitines y de la Misa, el P. Carlos Herrera destacó la fe y obediencia de San José y su justicia. Siguiendo a los Santos Padres, remarcó de cara a los designios de la Providencia divina, la respuesta de San José en unión vital a la voluntad del Padre, fe que soporta las pruebas alegremente, no dubitativa ni cuestionadora, fe vivida en la obediencia cuya docilidad es expresión de su energía interior. ¿Puede el hombre ser justo ante Dios? A esta pregunta del Libro de Job, responde el Nuevo Testamento en la figura del varón justo, que recorrió el camino extremadamente recto, la senda estrecha, fiel a la gracia de Dios. San José encontró la senda que conduce a la vida, y en él, todos nosotros podemos encontrarla y transitar por ella, con simplicidad y generosidad, si lo queremos. Camino recto enseñado por Nuestro Señor y que supone conformar nuestros pensamientos, deseos y obras a la amorosa voluntad del Padre.

Luego del fogón, amenizado con cantos y simpáticas alusiones a la primera misión que se le confió a cada una de las Servidoras que cumplían el aniversario de votos, las hermanas pudieron saludar a las otras agasajadas en sus lejanas misiones, gracias a los adelantos de la comunicación, especialmente en lugares tan significativos como Tanzania o Medio Oriente.

Agradeciendo una vez más las delicadezas de Dios para con toda la Familia Religiosa, a través de la protección del Santo Patriarca, encomendamos los apostolados y las nuevas fundaciones que durante este año comenzarán en nuestra Provincia: en Paracuellos (Madrid) y en Pontevedra, convento en el que tuvieron lugar las apariciones del Niño Jesús y de Nuestra Señora a sor Lucía, con la promesa de los cinco primeros sábados.

Que Dios bendiga todas las misiones de nuestra familia religiosa, y que San José proteja a cada uno de sus miembros en todas sus necesidades. Aprovechamos para desear a todos una santa celebración de la Encarnación del Verbo, ¡buena fiesta!

En Cristo y María,
M. María Dolorosa y hermanas de la Provincia “Nuestra Señora del Pilar”.
Misioneras en España y Francia

Deja un comentario