¡Salve María!

 Querida familia religiosa,

 Entre los días 14 y 15 de septiembre en la ciudad de Serra Espírito Santo, Brasil. Tuvimos la gracia de visitar y predicar dos días de retiro con charlas y momentos de oración, adoración del Santísimo Sacramento y Santa Misa en una cárcel de máxima seguridad para un grupo de 30 presidiarios.

                                         

                                                                           “Jóvenes que trabajaron en el retiro”.

Fue una inmensa gracia por dos motivos: primero porque de modo concreto llevamos el Evangelio a aquellos que se encuentran cansados y agobiados[1] y en segundo lugar por lo que nos dijo nuestro Señor: “Estuve en la cárcel y vinisteis a verme” Mt 25,36. Por ambas gracias queremos agradecer a Dios.

No tenemos fotos internas porque el uso de teléfonos móviles y cámaras están extremadamente prohibidos, y aunque no vean las imágenes sabrán que ‘lo esencial es invisible a los ojos’[2] y es Dios que por su gracia transforma nuestro interior y hace ‘nueva todas las cosas’[3].De hecho el jueves 19/09 volvimos a visitarlos y dos de ellos pidieron confesarse no pudimos concretarlo inmediatamente porque para eso también se requiere de autorización, pero confiamos que Dios moverá las causas segundas.

  “En total más de 50 laicos trabajaron en el retiro, pero no todos podían entrar al presidio”

Que el Espíritu Santo continúe la obra que ha comenzado.

Viva el Verbo Encarnado!

Provincia Nuestra Señora Aparecida, Brasil.

Fabio Cosme, IVE.

 

[1] Cf. Mt 11,28 “Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré”.

[2] Cf. Antoine de Saint-Exupéry, El principito.

[3] Cf. Ap 21, 5 “Mira, hago nuevas todas las cosas”.