“El fundamento más profundo de nuestra unidad como familia religiosa lo encontraremos siempre en la Eucaristía, que perpetúa el sacrificio de la Cruz. Ella debe ser uno de nuestros grandes amores, ya que es el signo inequí­voco del amor sin medida de Dios a los hombres, de Dios que quie­re quedarse entre los hombres, de Dios que se entrega to­tal­mente al hombre: “En la Eucaristía, la lógica de la Encar­nación alcanza sus extremas consecuen­cias” (Juan Pablo II )”[1].

[1] Constituciones del Instituto del Verbo Encarnado, 300.

ITALIA

Preparación en la parroquia Santa Maria Assunta

Monreale

Segni


Bagnoregio

Casa Provincial

TÚNEZ





Monasterio IVE

TANZANIA

HONK KONG

BRASIL


Servidoras

Parroquia “Verbo Encarnado”

Parroquia “San José Anchietta”

ARGENTINA

BAGDAD


ALBANIA



SIRIA

ESPAÑA

Monasterio del Pueyo

Tenerife


Bera

Granada

Monasterio de Valencia SSVM

FRANCIA

GAZA

SÉFORIS

PATHOS – CHIPRE

LUXEMBURGO

HOLANDA

PERÚ

Hogar “San Aníbal de Francia”

Limatambo y Mollepata

Monasterio “Isabel de la Trinidad”

Guayaquil

Arequipa

ALEJANDRIA – EGIPTO

ANJARA – JORDANIA

EEUU

California

Avondale

Upstate – New York

SAN JUAN PABLO II Y LA EUCARISTÍA

¡ EN CRISTO! PERSEVERANCIA

Deja un comentario