Querida Familia Religiosa:

Con gran alegría les escribimos estas líneas para contarles que, por gracia de Dios, el pasado domingo 2 de diciembre hemos entronizado en la Parroquia San Roque, de Kurgán Tiubé, la Imagen de la Limpia y Pura Virgen de Luján, Patrona de Nuestros Institutos y Patrona también de Tayikistán.

Como escribían el año 2000 nuestros misioneros después de haber entronizado la Imagen de la Virgen de Luján, regalada por el P. Buela, en la Parroquia San José de Dushanbé, nosotros también “estamos seguros que Nuestra Señora de Luján, no sólo ya ha comenzado a atraer el corazón de nuestra gente, sino que tambien jugará un importante rol en la obra evangelizadora en estas tierras”[1]. Con esta convicción, dentro de nuestras posibilidades y con nuestras limitaciones, hemos tratado de darle a este importante acontecimiento toda la solemnidad que se merecía.

Para la ocasión vinieron desde Dushanbé la mayoría de nuestros feligreses, entre ellos algunos extranjeros, junto con todos los religiosos de la Missio.

Nos reunimos a las 10.30 hs. en el patio de nuestra parroquia San Roque para dar inicio a la celebración que comenzó con el saludo inicial y unas palabras de alabanza dirigidas a la Santísima Virgen María por el P. Pedro López, Superior de la Missio. Con estas palabras se dejó bien en claro lo importante que es para todos nosotros: sacerdotes, religiosas y fieles, tenerla a Ella desde ahora más cerca nuestro, bajo la advocación de Nuestra Patrona de Luján. Luego de ser proclamado el Evangelio, el coro entonó el Himno compuesto para la Virgen por los padres J. M. Rossi, Jon de Arza y Edgardo Catena y las niñas de nuestras parroquias le dedicaron a Ella una poesía.

Finalizando este acto de recibimiento, dimos inicio a la procesión solemne con el anda de la Imagen de la Virgen de Luján, que fue llevada hasta el presbiterio, donde quedará para siempre con sus manos juntas en actitud orante, implorando de su Hijo la protección para todos los feligreses y aquellos que visiten nuestra Iglesia de Kurgán.

Continuamos con la Santa Misa, en la que el P. Pedro habló sobre el valioso significado de este rito de Entronización de la Imagen de nuestra Madre y sobre la importancia de la devoción a María. En las ofrendas además, del incienso, el pan y el vino, se ofrecieron flores y tres rosarios a la Virgen, uno de ellos, que fue colocado en la imagen, hecho por la Madre María del Amor Divino. Después de la comunión el coro entonó el Oh Maria, Virgo Pia (de J. Mohr), y al final de la Misa, nos consagramos todos juntos a la Inmaculada Concepción de Luján, encomendando a Ella nuestra pequeña feligresía de Kurgán Tiubé, de Dushanbé y toda nuestra Misión de Tayikistán. La oración de consagración fue escrita para la ocasión por el P. Maxim Guriesov.

Como no podía ser de otro modo, una vez terminada la Santa Misa, en un gran espíritu de familia, tuvimos el almuerzo festivo y un sencillo fogón en el patio de nuestra parroquia, donde quisimos honrar a la Virgen María dedicándole a Ella todas las canciones del mismo, en distintos idiomas: ruso, italiano, español, inglés y hasta en swahili.

Damos infinitas gracias a Dios, por tener entre nosotros a Nuestra Patrona, la Virgen de Luján, la cual estamos seguros seguirá colmando de frutos y bendiciones a los habitantes de estas tierras tayicas, que tan sedientos están de Su Hijo Jesucristo.

Nos encomendamos a sus oraciones.

Familia Religiosa del Verbo Encarnado, Missio Sui Iuris, Tayikistán.

[1] Gran Jubileo en Tayikistán, crónica escrita en el año 2000 por los padres Carlos Ávila, Pablo Ruani y José López.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here