Querida familia religiosa, quiero en estas simples líneas agradecer a todos aquellos que rezaron con y por nosotros durante nuestra peregrinación a Santiago de Compostela.

Por gracia de Dios, pudimos caminar la parte del camino de Santiago que nos habíamos propuesto, unos 200 kilómetros en unos 8 días… y llegar hasta Santiago para rezar la misa sobre su tumba y darle el tradicional abrazo del peregrino.

santiago

Fueron días realmente muy intensos y sacrificados: levantada muy temprano, misa, desayuno muy simple, nada de almuerzo, cenas ligeras y la caminata que sin haberlo previsto fue acompañada con lluvias abundantes. Durante siete días caminamos unos 30 km, unas 6 o 7 horas y la mitad bajo la lluvia sobre senderos empantanados… toda una aventura. Solo el último día cuando cruzamos los pirineos, Dios nos bendijo, con un sol radiante…

El camino que recorrimos fue el siguiente: Santuario de LourdesSantuario de Betharram – Arudy – Oloron Santa Maria con su bellísima iglesia medieval construida por los peregrinos de Santiago en el siglo XII – Hospital San BlasOrdiarp – el tradicional pueblo de Saint Jean pied de port con la puerta de Santiago, pueblo situado a los pies de los pirineos y la última etapa Roncesvalles. En St Jean pied de port, último pueblo del lado francés, se unen todos los caminos de Santiago que vienen de Francia y desde allí se comienza el cruce de los pirineos hasta llegar a Roncesvalles del lado español. El cruce, para nosotros, fue muy tranquilo con unas 7 horas de caminata por una altitud de 1600 metros y una brisa fresca que secaba el sudor del esfuerzo. A Dios gracias, salvo los pies con ampollas, por el resto todos llegamos bien y contentos.

santiago3El espíritu que reinó entre los peregrinos fue el que nos habíamos propuesto: espíritu de oración y penitencia y al mismo tiempo de gran alegría. Casi todos los jóvenes dijeron que donde quieran estuvieran en el mundo nunca olvidaran esta experiencia como peregrinos y es lo que nos mantendrá unidos a pesar de las distancias.

Quiero agradecer finalmente a la comunidad de nuestras hermanas en Pamplona y a la comunidad de nuestros Padres en Santiago de Compostela por la gran caridad y generosidad con la que nos recibieron a pesar de sus muchas ocupaciones…

 

santiago1

Dios los bendiga,

P. Silvio Moreno, IVE

Misionero en Túnez    

 

Deja un comentario