El 4 de mayo p.p. celebramos en Barbastro (España) la fiesta litúrgica del beato Ceferino Jiménez Malla “el Pelé”, primer gitano mártir y único beatificado hasta el momento.

 verbo_encarnado

Pintura que representa a “El Pelé”, el primer mártir gitano beatificado.

 

Con motivo de su fiesta, se organiza cada año en la Parroquia San Francisco de Asís de Barbastro, a la que pertenecía nuestro gitano mártir, una peregrinación internacional del pueblo gitano.

En el Pueyo: En esta ocasión tuvimos la oportunidad de hospedar en nuestro monasterio a un grupo numeroso de gitanos católicos de Francia, y, de modo especial queríamos destacar la presencia entre ellos de 3 sacerdotes italianos encargados de la pastoral gitana internacional, con sede en Milán. Ellos son “Don Mario”, “Don Luigi” y “Don Massimo”. El primero de ellos, Don Mario, lleva más de 60 años trabajando en la evangelización de este pueblo singular, y es el promotor e impulsor principal de la causa de canonización del beato Pelé.

verbo_encarnado

“Don Luigi”, “Don Mario” y Don Massimo durante su estadía en nuestro Monasterio.

 La Evangelización de los gitanos: Este buen sacerdote nos contaba que de muy joven veía que nadie se encargaba del pueblo gitano, y así fue como Dios lo llamó a consagrar su vida a este apostolado específico. Era consciente del sacrificio que significaba, pues debería vivir como uno más de ellos. Actualmente, con más de 80 años, sigue viviendo en su casilla rodante, llevando la Palabra de Dios a los hijos de este pueblo itinerante.

En estos años de muy fecunda labor apostólica, a la que gracias a Dios se han sumado otros sacerdotes y religiosos que trabajan en distintos lugares del mundo, han surgido más de 100 vocaciones religiosas y sacerdotales gitanas, se ha promovido la beatificación y culto del 1º gitano mártir, ha realizado él personalmente la traducción a la lengua gitana de toda la Sagrada Escritura, y se sigue trabajando incansablemente para llevar el Evangelio a todos los rincones de mundo, a donde estén dispersos los hijos de esta nación nómade.

verbo_encarnado

El Padre Mario firma el libro de visitas de nuestro monasterio

El Pelé: El beato Ceferino, conocido en Barbastro y entre los suyos como el Pelé, es un modelo cabal para el pueblo gitano, pero también para todo cristiano. Fue una figura ilustre y muy querida en Barbastro y alrededores. Padre de familia, enviudó pronto y cuidó con gran esmero de su única hija (recibida en adopción) Pepita. Llegó a ser concejal del Ayuntamiento, era miembro de la Adoración Nocturna de Barbastro y muy devoto del Santísimo Sacramento: derramaba lágrimas de emoción al cantar de rodillas la estrofa del himno eucarístico que dice “Dios está aquí…”. Algunos años antes de su muerte se había hecho terciario franciscano y además, tenía una grandísima devoción a la Virgen del Pueyo, patrona de Barbastro: se cuenta que tenía un caballo blanco, al que sólo usaba para subir al Pueyo a visitar a su Madre. Es también conocido como el mártir del Rosario. Fue llevado a la muerte en la persecución de 1936 por protestar de que se apresara a un sacerdote joven e inocente y por llevar el rosario, que para él era el signo de la fe, y por eso no se desprendió de él nunca: fue fusilado en el paredón del cementerio de Barbastro (donde murieron otros cientos de mártires de la fe) con el Rosario en la mano y gritando “viva Cristo Rey”.

Pidamos a Dios, por intercesión del beato Pelé, por la evangelización del pueblo gitano, y por todos los sacerdotes y religiosos consagrados a esta misión tan peculiar de la Iglesia.

 

virgen-gitana

Imagen de la Virgen “Gitana”

 

P. Emmanuel Ansaldi, IVE

Monasterio “Nuestra Señora del Pueyo”, Barbastro, España.

http://monasteriodelpueyo.wordpress.com

 

Deja un comentario