amigos_irak_ive_11

En Irak los trámites para renovar la residencia no son complicados pero sí engorrosos. Después de pedir una carta al obispo, de pasar una mañana en la oficina de asuntos cristianos, y de recorrer unas 30 oficinas en el edificio de residencias hay que esperar que los papeles pasen por todos los controles del estado hasta que nos den el ok. Esta espera es de uno a diez meses.

En la práctica hemos estado un promedio (por año) de seis meses con la residencia, y otros tantos en trámite.

Esto ha hecho que no pudiésemos salir de la ciudad para conocer otros lugares dentro del país juntos como comunidad, porque cuando el P. Jorge tenía la residencia la mía estaba en trámites, y viceversa.

También dificultaba que saliésemos solos, porque tanto para ir al norte del país, como para ir a Basra (al sur), hay decenas de controles durante el camino, y aunque los papeles de residencia estén iniciados, algún soldado nos podría hacer volver y arruinar así el viaje.

Es por eso que prácticamente no nos hemos movido de Bagdad.

amigos_irak_ive_8

Pero en agosto de este año las laicas consagradas de la diócesis nos pidieron que les predicásemos ejercicios espirituales en una casa que las Hijas de María (también consagradas) tienen en Duhok, en el norte.

Nos dijeron que probemos, que con una carta oficial de la Iglesia no tendríamos problemas. Fue así que, aún sin los papeles totalmente en orden por estar en trámite, me dirigí con las tres laicas consagradas a esa ciudad.

Duhok es la capital de la gobernación homónima. Tiene aproximadamente un millón de habitantes, y está rodeada de montañas.

El contraste con Bagdad es notable: calles amplias, limpias y ordenadas, sin controles del ejército, no cerradas con bloques de cemento, aire límpido, electricidad las 24 horas (en Bagdad recién esta semana, después de tres años viviendo aquí, hemos tenido un día entero de electricidad nacional. El verano tuvimos unas 4 horas por día), sin atentados ni explosiones, etc. ¡¡¡Después de tres años escuchando explosiones todo el tiempo parecía otro país!!!

amigos_irak_ive_10Estuve predicando los ejercicios por cuatro días y después tuvimos un par de días para conocer los alrededores: montañas, arroyos, cascadas, etc.

La experiencia fue muy enriquecedora: en primer lugar hace años que no se predicaban ejercicios ignacianos en Irak.

Estábamos al lado del río Tigris, el tercer río que brotaba del Paraíso Terrenal (Gen 2,14), en la tierra natal de nuestro padre Abraham (Gen 11,31), lugar donde se encontraba Babilonia, símbolo del poder caduco del demonio, nombrada por San Ignacio en la meditación de dos banderas [138].

Las ejercitantes quedaron muy contentas y pidieron hacer los ejercicios espirituales nuevamente el año que viene.

amigos_irak_ive_7

En segundo lugar descubrimos un lugar al cual podemos venir a “tomar aire” sin necesidad de salir del país (las Hijas de María nos ofrecieron generosamente venir cuando queramos).

Tercero, nos permitió conocer algo de la variedad de Irak, país lleno de contradicciones donde se palpa claramente la grandeza de Dios y la miseria del pecado.

Hay tanto para hacer. Parece tan poco lo que nosotros podemos. ¡Y sin embargo, el bien que se siembra siempre da frutos!

Contamos con sus oraciones.

P. Luis Montes IVE

http://amigosdeirak.verboencarnado.net/

Síganos en Facebook

 

Deja un comentario