¿Cómo puede un hombre maquinar la idea de destruir a otro, imagen y semejanza de Dios? ¿Cómo puede levantar la mano contra su hermano? ¿Qué sucede en su alma?  ¿Cómo puede atentar contra un ser de igual dignidad? ¿Qué sucede en el corazón de quien asesina a su hermano, quien a su vez es un cooperador en la búsqueda del Bien, de la felicidad y la paz?

Leer aquí la noticia completa… 

Deja un comentario