En este mundo en que nos toca misionar hay cosas que parecen imposibles cuando se las ve desde afuera.

Uno se acostumbra tanto que muchas veces nota las rarezas solo cuando las cuenta en otros ambientes y ve la cara de la gente. Esas expresiones de sorpresas nos vuelven a poner en su lugar haciéndonos notar como extraño lo que es extraño.

mecanico

Un ejemplo de esto es el tema de las profesiones peligrosas. En un mundo “normal” ciertas actividades son peligrosas por lo que en sí mismo significan, por accidentes que son más comunes en ellas, por los riesgos a la salud que conllevan.

Pero en Irak hay otro tipo de peligros debidos a la locura de algunos hombres, y esto trae aparejado que oficios de lo más sencillos se conviertan en sumamente peligrosos.

Podemos dividir los atentados en dos clases: los que buscan simplemente el terror y son por eso producidos en lugares donde hay más gente –para que haya más víctimas-, o lugares significativos. Y están los atentados que buscan matar a un tipo especial de personas, por los trabajos que tienen, o por su religión, etc.

Y así llegamos a considerar qué trabajos son especialmente peligrosos en este país.

Podemos hacer una sencilla lista –no completa- de las personas que son puestas como objetivo de atentados por sus oficios y sería más o menos esta:

  1. Miembros de fuerzas de seguridad: son permanentemente atacados por razones obvias. Pero no atacan solo a los soldados y policías sino también a los candidatos a estos puestos.
  2. Vendedores de bebidas alcohólicas: el rechazo del Islam a tomar alcohol hace que los fundamentalistas vean estos negocios como una fuente de mal y corrupción, y por eso son permanentemente atacados. La mayoría de las veces son ataques simples con bombas molotov para hacer arder el negocio. Por supuesto que muchas veces se produce la muerte de los dueños, empleados o clientes.
  3. Dueños o empleados de agencias de compraventa de inmuebles: como estas agencias venden casas de musulmanes a cristianos son objeto frecuente de ataques.
  4. Camioneros: es una nueva modalidad de imposición del terror. Lo hacen para detener empresas que consideran enemigas. Hace poco una cantera de cemento tuvo que cerrar porque mataron en una semana a 7 de sus camioneros y les es imposible mover sus productos. Los camiones a veces son robados, pero otras, para hacer más explícita la persecución, son simplemente quemados.
  5. Listas de políticos: los políticos de más peso tienen muchísima custodia, pero los que buscan ocupar puestos bajos no tanto. Cerca de cada elección matan a decenas de estos candidatos.

Es  una locura de odio y crueldad. Pero se ha hecho tan común que uno inconscientemente relaciona esas profesiones con el peligro y la muerte. La gente normal, el 95% de la población, por supuesto que rechaza esta violencia insana, pero ya es tan común que suceda que parece normal.

Pero hace uno días ocurrió algo que nos sorprendió: un hombre fue asesinado por algo relacionado con su profesión, y era… mecánico.

Realmente fue algo nuevo que llamó la atención. La historia es la siguiente: en Mosul, Laith Hadi, nacido en 1957, padre de familia, que trabajaba como mecánico en un taller de torneado, fue asesinado el miércoles por negarse a hacer silenciadores de armas.

Los ataques con armas con silenciadores son comunes en el Irak de la post guerra. Se hacen así para matar gente a plena luz de día y salir impunes. Laith conocía esto, y se negó entonces a hacer los silenciadores.

Obrar en conciencia fue más fuerte para él que el miedo a la muerte. Las amenazas no bastaron para apartarlo del buen camino.

Su “crimen” fue cumplir con su deber, ser efectivo en su profesión y no aceptar ser cómplice con criminales.

El dolor por esta injusticia no debe oscurecer nuestro agradecimiento a este cristiano cabal, ejemplo de honestidad. Podemos decir que dio su vida por los demás y sabemos que Dios premiará su acción.

¡Que Dios los bendiga!

P. Luis, IVE

Fuente: http://amigosdeirak.verboencarnado.net

Deja un comentario