El día más corto del año 21/12/12 en Nuuk, 

Groenlandia, a los 65 grados de Latitud Norte

Creo que en estos cuarenta días que llevo aquí, he tenido el regalo de ver amanecer y ponerse el sol, muchas veces más que en muchos años de mi vida. Y son un regalo, por el cómodo horario para verlos, lo rápido que se suceden y sus hermosos, demorados y cambiantes colores.

Hoy por ser uno de los pocos días sin nubes, totalmente despejado, pude ver la primera claridad alrededor de las 8.30 de la mañana, que fue “in crescendo” despertando este azul siempre profundo y claro del cielo aquí, hasta que se mostró el Sol cerca de las 11. Y el sol sale y solo sube apenas y se va desplazando hacia el Oeste en un pequeño semicírculo, como preparándose ya para volver a entrar, rondando las 14 y 30 hs. Al mediodía, se lo ve así como es el Sol poniente de nuestras tardes. Y después la clara oscuridad de la noche que llega alrededor de las 16; clara oscuridad, por que en esta tierra cubierta de nieve hasta las noches se reflejan blancas.

Gracias Señor por todas las novedades que me regalas en este lugar tan diferente. Aquí no hay árboles ni vegetación, ni tierra o barro, ni tampoco piedras, solo la muelle blancura de la nieve que cubre todo como con un manto que iguala lo desparejo, limpia y nivela. Y también aprender a reconocer el hielo, allí donde se resbala, aquella nieve donde cede y te hundes, de la otra congelada que te soporta. A soportar el viento que penetra y te castiga con una lluvia dura de nieve y que salir al mayor frio, hace que te sientas caliente más rápido que abrigándote.  ¡Todo es novedad!!

Los niños juegan y se tiran confiados y ruedan, sabiendo que la nieve los acoge y protege de golpes y durezas. Así, pienso, nos cubre como la nieve, Tu Gracia, ocultando nuestras imperfecciones y asperezas; así también nos proteges y acoges para que podamos vernos, blancos y puros, tal como nos creaste y como quieres que nos conservemos.

Gracias Señor por este mar de flotantes “cubitos” multiformes y montañas que muestran a duras penas sus fracturas y cortes escarpados, sobre la blancura de Tu agua helada. Apenas iluminada por este Sol, despierta con millares de reflejos, pequeñas esmeraldas, rubíes y toda clase de minúsculos destellos coloridos, como si Tu Arco Iris de Paz del cielo, nos lo quisieras reflejar alrededor nuestro, en cada paso.

Desde esta extremidad, donde se puede apreciar lo inclinada que esta la Tierra hacia el Norte, dejándonos solo este saludo rápido de un Sol lejano que se oculta hacia el Sur, hoy sobre el Trópico, para recomenzar mañana su regreso hacia aquí, te doy gracias Señor por este tiempo nuevo en Nuuk, donde esperamos confiados la vuelta del Sol, así como esperamos confiados Tu Venida, renovada en esta Natividad en cada uno de nuestros corazones, con Tus Amorosos destellos Eternos, Luz de Paz.

GRACIAS POR LA ATENCIÓN Y RESPUESTA !!!

CON MIS BENDICIONES Y ABRAZOSO POLAR !!!

P. Agustín Bollini, IVE

Padres del IVE misioneros en Groenlandia
Padres del IVE misioneros en Groenlandia
Una vista de la ciudad desde Nuuk desde nuestra Parroquia.
Una vista de la ciudad desde Nuuk desde nuestra Parroquia.

 

 

 

Deja un comentario