KRIST KONGE – CRISTO REY

Esta es la advocación de nuestra Parroquia en Nuuk, capital de Groenlandia, esta pequeña y pintoresca ciudad de 16.000 habitantes, cubierta de nieve y en cuyo mar y playas se ven flotando los trozos de icebergs, hielos algunos enormes, provenientes del glaciar al fondo del fiordo “Good Hope” (God Håbe,en danes), “Buena Esperanza”.

Y es esta celebración de la fiesta de la Parroquia, la Solemnidad de Krist Konge del pasado Domingo 25 de Noviembre, la que quiero compartirles como recién llegado a estos fríos, con aquellas cosas que sorprenden por ser propias de este lugar.

Cuando llegas a la Iglesia y abres la puerta, no entras al Atrio, sino que entras a un pequeño hall, como un reparo, donde puedes sacarte los guantes, la capucha del abrigo y/o el gorro de lana que traes del exterior, para luego ingresar por otra segunda puerta, a un vestuario ya con calefacción, donde te sientas para sacarte tus botas o calzado para la nieve y colgar tu abrigo y recién entonces, abrir y entrar a la Capilla.

Allí en el vestuario, en el lugar de los Avisos Parroquiales, me llamó la atención una Lista en la que podías inscribirte días antes de la fiesta, avisando de tu participación en el almuerzo después de la Misa y de cuantas personas vendrían contigo y qué es lo que traerían para compartir ese día, sea comida o bebida.

Es una tradición local: siempre se comparte una comida después de la Misa y así, con la Lista, se sabe con anticipación cuantos vienen, porque hay que acondicionar la casa para recibirlos. Para ello, alrededor de las 10 de la mañana de ese día,  las tres Hermanitas de Jesús, únicas Religiosas en este país, llegaron para sacar los sillones del living, subir las mesas y sillas plegables del depósito, poner los manteles, vasos, cubiertos y todo lo necesario para el almuerzo y a las 10.50 estaban ya sentadas rezando, listas para la Celebración de la Solemnidad que comenzó a las 11 hs.

Fuimos alrededor de veinticinco los fieles que nos reunimos para festejar este Domingo y decirle a nuestro Señor, Tú eres el Rey y Te proclamamos, Te alabamos y Te recibimos en Tu Santo Sacrificio del Altar, Rey del Universo y de esta única Parroquia Católica, en este blanco territorio de Groenlandia.

Y para confirmarlo, fuimos testigos de la incorporación de un nuevo miembro a nuestra Iglesia. Ya bautizado en la Iglesia Luterana, hizo su Profesión de Fe en nuestra Iglesia Católica, alguien que aceptó unirse públicamente a Tu Reino, escuchó Tu llamado  y quiso compartir contigo Tu más grande Don:

(Lc 22,19) Luego tomó el pan, dio gracias, lo partió y lo dio a sus discípulos, diciendo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía».

Y quisiste que fuéramos nosotros los testigos, aquí en esta pequeña comunidad en una de tus Iglesias más boreales, veinticinco miembros pertenecientes a 11 países distintos del África, de América del Norte y del Sur, y de Europa del Este y del Oeste, como para que sintiéramos que se cumple tu Palabra:

(Mt 8,11) Por eso les digo que muchos vendrán de Oriente y de Occidente, y se sentarán a la mesa con Abraham, Isaac y Jacob, en el Reino de los Cielos.

¡Si Señor! Gracias por que permites a Tu única Iglesia Católica, Apostólica y Romana, alabarte y cantarte también desde Krist Konge en Nuuk, y pidamos a nuestra Virgen Madre para que sepamos proclamar siempre en este fiordo de la “Buena Esperanza”, que ¡CRISTUS VINCIT, CRISTUS REIGNAT, CRISTUS IMPERAT! en el Reino de los Cielos y en cada uno de Tus hijos aquí en la Tierra.

NO HAY SEGUNDA SIN TERCERA !!!!

P. Agustín Bollini, IVE

 

Deja un comentario