Querida Familia Religiosa,

En esta crónica queremos contarles sobre la peregrinación de los fieles Rusos a Tierra Santa. Que tuvo lugar del 02 al 12 de octubre. Los peregrinos fueron 17, entre los cuales los fieles eran 14, las Servidoras 2 y un Sacerdote IVE. Quien les escribe.

Nuestro recorrido providencialmente siguió en general los pasos del Verbo Encarnado, desde su Encarnación hasta su Resurrección.

En el primer viaje, nos dirigimos desde la hoy capital de Israel Tel Aviv, la antigua e importante Ciudad de Gafa, hasta Nazaret. En este trazo nos detuvimos para comenzar nuestra Peregrinación con la Santa Misa y visita de nuestros Monjes en Seforis, donde se encuentran las ruinas de la casa de Santa Ana y lugar de la infancia de nuestra Señora. Después de visitar y conocer la hermosa obra de nuestros monjes en Sefforis y comernos una abundante merienda, además que nuestro fieles se aprovecharan de los frutos del monasterio, nos dirigimos a Nazaret para terminar nuestro primer día, contemplando la basílica de la Anunciación y hospedarnos en el Convento “Sisters of Nazareth” donde se encuentra la tumba en Nazaret del Santo Patriarca San José.

El segundo día, nos ocupamos en el misterio de la Anunciación y de la vida de la santa Familia en Nazaret, Tuvimos la Santa Misa en la Basílica exactamente en el Altar de Santa Ana, el Ángelus dentro de la gruta de la anunciación, visita a la casa de San José, Visita a la Iglesia Sinagoga y a la Iglesia Greco-católica y la tarde visitamos el Centro Internacional de María Santísima. En todos los lugares santos seguíamos el siguiente esquema que consistía de dos tiempos, el primero al externo del lugar con una explicación del mismo, liturgia de la palabra, preces, y oración final. El segundo tiempo se entraba al Santo lugar y se tenía tiempo libre para rezar y venerarlo. Y al final terminábamos con la infaltable foto de Grupo.

De este mismo modo el día tercero peregrinamos al monte Tabor, para dedicarlo a la Transfiguración del Señor, donde la Providencia nos regaló un día espléndido, pudiendo contemplar el hermoso paisaje que circunda el lugar y rememorar el día en que el Señor mostró su gloria. Tuvimos la Santa Misa en el lugar de la Transfiguración de modo preciso en la capilla de san Elías, la tarde la dedicamos a visitar Cana de Galilea, lugar del primer Milagro de Jesús por intercesión de María Santísima, e inicio de su Vida pública. Visitamos el monte Carmelo y buscamos la Escuela de los Profetas sin éxito, pero contemplamos el lugar donde Elías imploro muchas veces ardientes suplicas al Señor.  Una anécdota leímos el famoso texto de Elías y los Profetas de Jezabel, con estupor una fiel, replicó, admirada, afirmando -¡Así eran los profetas de otras épocas! En el monte Carmelo visitamos los hermosos Jardines de Haifa, que no estaban en el programa, pero bueno, complacimos a los fieles.

Nuestra peregrinación terminaba sus días en el norte de Israel, el último día tuvimos la Santa Misa en Tagba precisamente en el altar de san Juan Pablo II, Tagba el lugar de la aparición de Cristo resucitado a los apóstoles, la pesca milagrosa y la confirmación del primado a San Pedro. Después peregrinamos al monasterio de la Multiplicación de los panes y peces. También visitamos Cafarnaúm, lugar de la casa de San Pedro y llamada la ciudad de Jesús por la intensa y continua actividad del Señor en esta ciudad. Después de un suculento almuerzo nos dirigimos al monte de las bienaventuranzas y desde allí nos dirigimos a Belén, pasando por Jerusalén, recordando el viaje de Nuestra Señora, y los intensos viajes de Nuestro Señor y los apóstoles.

Desde Belén peregrinamos al monte de las tentaciones, que como buenos peregrinos subimos caminando en medio de un desértico y empinado camino. Desde allí nos dirigimos al Rio Jordán, en búsqueda del lugar del Bautismo del Señor, allí renovamos nuestras promesas bautismales y la tradicional tres sumergidas en el lugar donde la tierra escuchó la voz de su Creador y vio al Espíritu Santo testimoniar la presencia del Hijo en la Tierra.

Desde allí nos dirigimos a Qumram, almorzamos un buen pescado del mar de Galilea y desde allí nos dirigimos para embarcarnos en la nave que nos haría el recorrido y peregrinar al famoso mar de Galilea, testigo de tantos milagros de Nuestro Señor.

El segundo día visitamos Belén. Donde tuvimos la gracia de celebrar la Santa Misa en la gruta, en la Misa presidida por el Guardián del Lugar, y concelebrada por El Padre encargado del Grupo. Donde dos padres de Lengua Madre española, celebraron en Italiano, con los ritos comunes en Ruso. Visitamos también la Iglesia de Santa Catalina, la gruta de Leche, visitamos la fuente de David, e caminamos parte del trayecto que los Reyes Magos hicieron entrando en Belén, en lo que hoy se conoce como la vía de la estrella. En la tarde, un regalo especialísimo de la providencia, estando en Belén pudimos participar en la Santa Misa de acción de gracias por los 25 años de nuestra amada Familia Religiosa en Tierra Santa, con la Presencia de Nuestro Superior General, y los padres de la provincia y los padres que peregrinaban en acción de gracias por su veintisingesimo aniversario de su sacerdocio.

El tercer día lo dedicamos a visitar Ain Karen, allí visitamos la Basílica de la visitación, y la Santa Misa tuvo lugar en la iglesia que cubre la gruta donde nació San Juan Bautista. Donde el guardián de este lugar, un Hermano Franciscano de origen portugués, se alegró enormemente al saber que éramos pelegrinos que veníamos desde Rusia. En este convento tuvimos el almuerzo con productos producidos por los Hermanos Franciscanos. También visitamos el llamado Monasterio “San Juan en el desierto” donde se encuentra la tumba de Santa Elizabeth, y donde San Juan Bautista vivió, un hermoso lugar donde el silencio viene acompañado del hermoso paisaje.

El resto de nuestros días en tierra santa lo dedicamos a visitar la Santa Ciudad, Jerusalén. El primer día lo dedicamos a: Primero estuvimos en el Monte Sion, lugar de la Tumba del Rey David, el Cenáculo. Desde el Monte Sion, nos dirigimos al Muro de los Lamentos y la Explanada del Templo, y terminamos la Mañana, de nuevo en el Monte Sion,  en la Iglesia de “Petro in Galli Cantu” Antigua casa de Caifás, lugar de la Prisión de Nuestro Señor, y el lugar donde San Pedro al escuchar el canto del Gallo, reconoció su pecado y se arrepintió.

En la tarde tuvimos la Santa Misa en el Pretorio, lugar del juicio político a Nuestro Señor, después nos dedicamos hacer el Vía crucis, respetando sigilosamente todas las estaciones, terminando en nuestra primera visita al Santo Sepulcro, donde aprovechamos a rezar, e hicimos parte de la liturgia que realizan los franciscanos en la Basílica.

El siguiente día lo dedicamos a visitar el monte de los olivos, tuvimos la Santa Misa en el monasterio carmelita del Padre Nuestro, visitamos el lugar hoy en poder árabe de la ascensión del Señor, recordando la anécdota ignaciana al respecto. Después visitamos la iglesia Dominus flevit, el Getsemaní, visitamos el lugar según la tradición oriental de la asunción de la Virgen.

En la tarde visitamos los restos arqueológicos de la piscina probática en Bethsaida,  donde también se encuentra la Iglesia, de construcción Cruzada que según los monjes blancos que cuidan el lugar, tiene una de las mejores acústicas del mundo, esta casa fue la casa familiar de Santa Ana y Joaquín como Familia Sacerdotal y Real de María Santísima, en Jerusalén. Además ahí, se encuentra la fuente de la Virgen lugar de devoción no solo Cristiano sino también Musulmán  y de este modo terminamos nuestro tercer día en Jerusalén.

El cuarto día en Jerusalén, visitamos la hermosa e imponente Basílica de la Asunción de la Virgen, el convento franciscano cerca al Cenáculo en el Monte Sion, que es el lugar Cristiano más cercano al lugar de la última Cena, después el grupo quedo libre para comprar los infaltable regalos, que según los sabios concejos de los padres, fueron comprados en la tienda Franciscana en el Patriarcado Latino. La Tarde fue dedicada en totalidad al Santo Sepulcro, donde pudimos no solamente rezar en el más santo Lugar de la Cristiandad, sino tuvimos tiempo para gustar internamente del lugar donde se selló la redención del hombre, terminando con la Celebración de la Santa Misa en el lugar, exactamente en la Capilla Cruzada al interno de la Sacristía.

            Nuestra peregrinación terminaba y el último día la Santa Misa se celebró en Las ruinas arqueológicas de la antigua ciudad de Nicolapolis, la bíblica ciudad de Emaús, según valiosos argumentos históricos. Desde allí después de peregrinar en este lugar bajo la sabia e seria guía en perfecto Ruso del Hermano Religioso de nacionalidad judío. Nos dirigimos al Aeropuerto para regresar renovados a nuestra Amada Rusia, siendo como los discípulos de Emaús, testigos de la resurrección de Nuestro Señor.

Termino esta crónica, agradeciendo a mis superiores que me encomendaron este apostolado, por darme la gracia de visitar tan santos lugares, donde todo habla del Verbo Encarnado.

Además encomiendo a sus preciosas oraciones la perseverancia en los frutos de esta peregrinación.

P. Geovanny

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here