En el marco del centenario de las apariciones de la Santísima Virgen en Fátima, quisimos hacer esta peregrinación con la intención de rezar especialmente a Nuestra Madre del Cielo por nuestra Familia Religiosa, por la fidelidad al carisma recibido y por su unidad.

Así es que partimos de Roma el día 8 de abril para pasar por Fátima y algunos lugares cercanos, toda la Semana Santa, regresando a Roma el sábado santo.

En Lisboa

Nuestra primera escala al llegar a Lisboa era la Parroquia de Santiago en Almada, donde nos hospedamos por una noche y pasamos allí el domingo de Ramos. Nuestro interés de visitar este lugar era debido a que allí tenemos, desde hace varios años, un pedido de fundación. Se trata de una parroquia con mucha vida y una gran actividad pastoral, que se encuentra a solo una hora de viaje desde Fátima. El párroco, P. Marco Luis, sacerdote diocesano de una marcada devoción mariana, según San Luis Ma. Grignon de Montfort, un gran amor por San Juan Pablo II y los Ejercicios de San Ignacio, había organizado una serie de encuentros con los distintos grupos parroquiales para que pudiéramos conocer la vida parroquial.

Allí tuvimos también la oportunidad de visitar el Santuario Nacional de Cristo Rey en Almada, a orillas del río Tajo, lugar muy característico de Lisboa y muy visitado por peregrinos de todo el mundo. La torre que constituye el Santuario tiene 75 metros de altura, coronada por la estatua del Redentor con los brazos abiertos frente a la ciudad de Lisboa, de 28 metros; es obra del escultor portugués Francisco Franco de Sousa.

SSVM-Fatima-Cristo-Rey

Este monumento a Cristo Rey se inauguró el 17 de mayo de 1959 en acción de gracias por la no participación de Portugal en la II Guerra Mundial; y para mostrar al mundo la fe cristiana de la nación portuguesa. Fue construido como cumplimiento de un voto realizado por los Obispos portugueses.

En Fátima

SSVM-FatimaDesde Almada nos dirigimos a Fátima, objetivo principal de nuestra peregrinación. El primer día, nos encontramos con Sergio, amigo y miembro de la tercera orden de nuestra congregación en Fátima, quien nos hizo la guía en los lugares de las apariciones del ángel y de la Virgen, así como de la vida familiar de los pastorcitos. Además de contarnos las historias de las apariciones, Sergio nos explicó los aspectos históricos que rodearon los acontecimientos de Fátima de 1917, por lo que fue de mucho provecho.

Pudimos visitar aquí la casa natal de los pastorcitos en Aljustrel, el lugar de las primeras apariciones del ángel, en Loca do Anjo y el Pozo, y los lugares de las apariciones de la Virgen, Cova de Iria y Valinhos, con los mensajes que dio en cada ocasión.

SSVM-Fatima-Francisco-Jacinta
Casa natal de Francisco y Jacinta

SSVM-Fatima-Cova-Iria
Cova de Iria

Visitamos además la parroquia donde los pastorcitos fueron bautizados y donde la imagen de la Virgen del Rosario sonrió a Lucía cuando era niña y deseaba ardientemente hacer su primera Comunión, aunque todavía no contaba con la edad requerida.

Frente a la iglesia parroquial se encuentra también el cementerio donde fueron sepultados los pastorcitos por algunos años, antes de ser trasladados al Santuario de Nuestra Señora del Rosario, que contiene actualmente sus reliquias. También allí se encuentran sepultados los padres de los niños.

SSVM-Fatima-bautizados-pastorcitos
Parroquia donde fueron bautizados los pastorcitos

Encuentro con la Hermana Angela, Postuladora de la causa de los pastorcitos

Este mismo día tuvimos la gracia de tener un encuentro con la Hna. Ángela de Fátima Coelho, asm, postuladora de la causa de canonización de los pastorcitos Francisco y Jacinta.

Ella, además de darnos libros y reliquias de los pastorcitos, nos contó detalles muy hermosos de la vida y espiritualidad de los pastorcitos.

SSVM-Fatima-Jacinta
Imagen de Jacinta que se encuentra en el Santuario de Pontevedra

Nos explicó cómo la figura de Jacinta es especialmente profunda ya que su espiritualidad se caracterizaba por la compasión y la imitación perfecta de Jesús. Aspectos que empezó a vivir profundamente a partir de las apariciones de la Virgen con las que cambió notablemente su comportamiento (antes era una niña muy caprichosa y sensible). Así se cuenta la anécdota de que una vez Lucía y Francisco la encontraron en medio del rebaño, con un corderito en sus brazos, acariciándolo y al preguntarle por qué lo tenía en brazos, ella respondió cándidamente “hago como Jesús”. Esta frase fue la que, de algún modo, marcó la espiritualidad de Jacinta, por la que buscaba siempre imitar a Jesús en todo y era lo que la movía a tener una constante compasión por los pecadores y una profunda preocupación por su conversión y salvación eterna.

Es así que también Jacinta fue la que más se configuró a Cristo en el momento de su muerte: en sus últimos días, cuando se encontraba ya muy enferma, tuvo que ser trasladada a Lisboa por su gravedad, y allí nadie quería recibirla, hasta que finalmente fue aceptada en un hospital. Mientras se encontraba en el hospital sufrió mucho, tenía una llaga en el pecho que no le cerraba, sufría mucho la sed, deseaba ardientemente poder recibir la Comunión y esto no fue posible. Finalmente murió sola, como la Virgen se lo había anunciado, y fue sepultada en una tumba prestada, que no era de la familia.

Francisco en cambio, era el más contemplativo, solo quería estar con Jesús, siempre se apartaba para rezar en soledad, tenía gran deseo de ir al Cielo para estar con Jesús. Su espiritualidad se caracterizó por el gran deseo de consolar a Jesús.

Durante la tercera aparición del ángel en 1916, los pastorcitos recibieron de él la Santísima Eucaristía, así los describe Lucía en las Memorias:

“… Estando pues allí se nos apareció por tercera vez (el ángel), portando en la mano un Cáliz y sobre él una Hostia, de la cual caían dentro del Cáliz, algunas gotas de sangre. Dejando el Cáliz y la Hostia suspensos en el aire, se postró en tierra y repitió tres veces la oración: Santísima Trinidad, Padre, Hijo, Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores.

Después, levantándose, tomó en la mano el Cáliz y la Hostia, y me dio la Hostia a mí; y lo que contenía el Cáliz, lo dio a beber a Jacinta y a Francisco, diciendo al mismo tiempo: Tomad y bebed el Cuerpo y la Sangre de Jesucristo, horriblemente ultrajado por los hombres ingratos. Reparad sus crímenes y consolad a vuestro Dios…”

No deja de ser un signo elocuente que Francisco y Jacinta comulgasen solo la Sangre de Cristo, esto era una señal más del designio divino que los uniría profundamente a la Pasión del Señor.

La Hna. Angela nos contó también sobre la abundantísima correspondencia que recibe constantemente de todo el mundo, relatando gracias recibidas de parte de los pastorcitos, aún de los lugres más impensables.

SSVM-Fatima-SanctuarioMuseo del Santuario de Fátima

Pudimos visitar también el museo del Santuario que contiene como la pieza más preciosa, la corona de la Virgen con el proyectil del atentado que recibió San Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 y que, milagrosamente, no acabó con la vida del Pontífice, ya que como el mismo Papa lo expresara “hubo una mano misteriosa que dirigió la bala…”.

La bala se encuentra incrustada en la corona que se le coloca a la imagen de la Virgen en los días de las apariciones, desde mayo hasta octubre, el día 13 de cada mes.SSVM-Fatima-1

Esta corona fue realizada el 13 de octubre de 1942, con las ofrendas de joyas que las mujeres portuguesas ofrecieron a la Virgen como agradecimiento por haber sido preservada Portugal de la II Guerra Mundial.

Coimbra

En Coimbra visitamos el Carmelo donde vivió la Hna. Lucía desde 1948 hasta su muerte. Allí pudimos hablar con una religiosa anciana que vivió con Lucía por 48 años, quien nos contó anécdotas de la vida de la Sierva de Dios, destacando principalmente la gran sencillez y grandísima alegría que caracterizaba siempre a la Hna. Lucía.

SSVM-Fatima-Coimbra

En Pontevedra, Santiago de Compostela y Padrón

A solo tres horas de viaje desde Fátima se encuentra Pontevedra, lugar donde la Hna. Lucía vivió como religiosa Dorotea y donde también recibió la aparición de la Virgen en la que Ésta le confió la devoción de los cinco sábados.

Aquí, por una gracia especial de la Providencia Divina, las Servidoras hemos podido iniciar una nueva fundación, en el Santuario mismo de la aparición. Este lugar, que había estado cerrado por algún tiempo, se ha reabierto ahora con la presencia de nuestras hermanas, quienes tienen como misión especial difundir la devoción a la Santísima Virgen, según el mensaje recibido por la Hna. Lucía y atender a los peregrinos que pasan por ese lugar. Siendo este lugar un paso al camino de Santiago, son innumerables los peregrinos, de distintos países que pasan por allí constantemente, por lo que es una gracia del todo especial el gran apostolado que allí se realiza.

SSVM-Fatima-pontevedra
Pontevedra: capilla de la aparición. Con la comunidad de hermanas

Desde Pontevedra a Santiago de Compostela distan solo 50 km, por lo que pudimos visitar también la tumba del Apóstol y tener la Santa Misa allí, celebrada por los Sacerdotes del IVE que trabajan en esta misión.

SSVM-Fatima-santiagoEntre Santiago y Pontevedra, se halla el pueblo de Padrón, lugar donde se encuentra una gran piedra (de allí su nombre) en la que, según la tradición, fue amarrada la embarcación que traía los restos del Apóstol, después de su muerte (hacia el 44 d. C.) en la ciudad de Jaffa (Israel). Sus restos fueron trasladados desde allí hasta el Padrón y posteriormente depositados en el monte Libredón, donde hoy en día se levanta la catedral de Santiago de Compostela. Desde que los restos del Apóstol fueron llevados a Santiago de Compostela, Padrón se convirtió en el principio de la ruta hacia el sepulcro para los peregrinos que llegan por mar.

SSVM-Fatima-santiagoDamos gracias a Dios por esta peregrinación, y a imitación del Padre de nuestra Familia Religiosa, San Juan Pablo II, deseamos hacer nuestro el mensaje de Fátima. Especialmente teniendo en cuenta que «en los designios de la Providencia nada es pura coincidencia», como dijo el Santo Padre cuando peregrinó por primera vez a Fátima en agradecimiento a la Virgen, después del atentado. También nosotros, lícitamente, podemos pensar que «en los designios de la Providencia nada es pura coincidencia», y que hemos nacido del Corazón Inmaculado de María, ya que nuestra Familia Religiosa tuvo inicio precisamente el 25 de Marzo de 1984, el día en que el Papa junto con los obispos de todo el mundo, consagró el mundo al Inmaculado Corazón de María, de acuerdo al pedido de la Santísima Virgen en Fátima[1].

También es motivo de acción de gracias a Dios, las recientes fundaciones que, providencialmente hemos podido realizar en este año del centenario de las apariciones de Fátima: En Osasco, Sao Paulo, Brasil, la comunidad “Nuestra Señora de Fátima”, para el trabajo parroquial y escuela. En Paraguay, el Aspirantado “Beata Jacinta”. En Pontevedra, la comunidad “Sor Lucía de Fátima”, para la atención del Santuario de las Apariciones.

Que María Santísima nos conceda la gracia de la fidelidad y perseverancia para todos los miembros de nuestra Familia Religiosa.

Madres del Consejo General

[1] Cf. Carlos Buela, Fátima, ¡…Y el sol bailó…!

Deja un comentario