Querida Familia Religiosa:

Quería con esta “crónica” agradecer a Dios por la visita de mis padres a nuestra misión de Tayikistán y por los días previos que estuvimos con ellos en Italia.

No me quiero detener en detalles del viaje en sí que, obviamente, tuvo muchas cosas lindísimas y de la que seguramente no nos olvidaremos jamás pero no es el objetivo. Quiero destacar simplemente la exquisita caridad de los religiosos y religiosas de nuestra querida Congregación para con nosotros.

Esta fue ciertamente una de las cosas más gratificantes del viaje tanto para mis papás como para mí.

Especialmente quiero agradecer a los religiosos y religiosas de nuestra Missio Sui Iuris de Tayikistán. En primer lugar, agradezco a mis queridos compañeros de misión, los Padres Paolo Giacinti, Andrés Jauck y, sobre todo, al P. Pedro López, superior de nuestra comunidad, por la súper acogida que le dieron a mis papás, por todas las actividades que organizaron para ellos en nuestras parroquias, junto a los chicos de nuestro Oratorio, y por permitirme ir a Italia y después haberme dejado libre para aprovechar con ellos a conocer algunos lugares de Tayikistán y toda la obra que hacemos aquí.

En segundo lugar, agradezco a las Servidoras  de la Missio por la generosidad de haber hospedado a mis padres en su casa y ayudado en todo lo que comentaba recién fue organizado durante los días que ellos estuvieron en la misión.

Por las dos semanas que estuvimos en Italia, agradezco de modo especial a mis primos el P. Tomás Bonello y la hermana María del Pilar Curutchet que fueron “nuestra mano derecha” durante las 2 semanas que estuvimos en Italia, ocupándose de un montón de detalles del viaje, y sin los cuales la cosa hubiera estado bastante más complicada. A sus superiores también el agradecimiento por dejarlos a nuestra disposición durante estos días.

De Italia también agradecer a todos los religiosos que nos recibieron en su comunidades: al P. Lattanzio (en el Seminario), al P. Trombini (Proyecto Fabro), al P. Villagrán (en la comunidad del EUR), a los Padres Giancarlo Lugo, Giacomino y Pécile (en Asti), al P. Codutti (en Génova) y a los Padres del Consejo General, junto al diácono Agustín Ambrosini. También a las hermanas del Consejo General de las Servidoras.

¿Por qué esta acción de gracias al estilo “primeras Misas”?

Primero, por una obligación de conciencia que tengo de agradecer por el bien recibido y, segundo, para remarcar esto que decía al principio, la caridad exquisita de nuestros religiosos/as, algo que hace de nuestra querida Congregación una gran Familia. Esta caridad se palpa en una cosa sencilla como esta (la visita de mis padres) y en miles de otras cosas, como por ejemplo, el hecho de que haya misioneros y misioneras en tantos lados tratando de propagar el Evangelio en representación de todos nosotros y tanta gente rezando junta por ellos; que haya cadenas de oraciones de nuestras madres rezando por nuestra santificación y perseverancia (IVE Mamás); que en las casas de formación se rece especialmente por los misioneros y se ofrezcan sacrificios por ellos, como pasa por ejemplo en el Seminario Menor y en el Aspirantado; que un grupo de seminaristas italianos visite nuestra Casa Madre y las casas cercanas y se sientan allí como si se conocieran con todos de toda la vida (así lo decía la crónica que mandaron) y lo mismo pasa cuando los seminaristas de Argentina van a otros seminarios nuestros, como al de Perú o Brasil, y así muchas otras cosas más que uno podría seguir nombrando.

Este no es un simple detalle ya que, como decía Don Orione, “sólo la caridad salvará al mundo” y es gracias a esa Caridad, fundada en la Cruz de Nuestro Señor y especial e intencionalmente inculcada en nuestra formación, que nosotros como Pequeña Familia Religiosa, con nuestras limitaciones y defectos, contribuimos eficazmente a la salvación de muchas almas de este mundo que debemos convertir.

¡Gracias Congregación querida por todo lo que hemos recibido y recibimos de Vos!

A Dios y a María Santísima le pedimos serte siempre fieles.

P. Esteban Curutchet, Tayikistán.

Deja un comentario