Hace menos de 10 días escribí un post sobre el aumento de la violencia en Irak. Fue antes del avance relámpago de los terroristas y de la toma de Mosul y otras ciudades en este país. Por una parte lo que sucedía era nada en comparación con lo que se desató inmediatamente. Pero por otra, lo que vino, no es más que la conclusión de lo que veíamos claramente. Dejo el post más abajo para que quede patente. Las reflexiones al final cobran más fuerza. Como dice el dicho: contra los hechos no hay argumentos en contra.

rebeldes_irak

Increíblemente (¡o no tanto!) los responsables occidentales de la debacle en Irak continúan negando su responsabilidad. Con un descaro que indigna, al menos a nosotros que vemos el sufrimiento que han causado, Blair hizo unas declaraciones que son una muestra de lo peor de la política actual.

Como dice el Papa Francisco “la política es una de las formas más elevadas del amor, de la caridad. ¿Por qué? Porque lleva al bien común, y una persona que, pudiendo hacerlo, no se involucra en política por el bien común, es egoísmo; o que use la política para el bien propio, es corrupción“.

Va ahora el post y después algunos datos de la situación actual

Aumento de la violencia en Irak

En enfrentamiento sectario en Irak está en permanente aumento y ya ha llegado al nivel de 2008 y algunos incluso dicen de 2006-2007. En lo que va del año ya se habla de más de 4300 muertos, incluyendo los más de 900 del mes de mayo.

Este fin de semana, en Mosul, el jefe de la morgue dice que recibieron cuerpos de 59 civiles y 11 militares, pero que había todavía cuerpos en la calle que no podían ser recuperados debido a que hay barrios de la ciudad bajo el control de los terroristas (barrios que han sido tomados hace meses a punta de pistola y obligando a los habitantes alojarlos y sostenerlos). Se habla de más de 100 muertos en 48 horas producidos por los ataques de grupos extremistas y la respuesta del ejército. Considerando que las primeras estimaciones siempre se quedan cortas, no sabemos a qué número puede llegar la cuenta final de estos dos días.

Cuatro hospitales de la zona este debieron ser evacuados por los enfrentamientos que se produjeron en las inmediaciones, con el deterioro de la salud de los pacientes que eso implica y el temor para los familiares.

Casi 480.000 personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en Anbar en los últimos seis meses, según las Naciones Unidas – es el mayor desplazamiento de Irak desde el derramamiento de sangre sectario que llegó a su clímax en 2006-07-.

Este mismo fin de semana terroristas ingresaron abriéndose paso con explosivos en la Universidad de Anbar –una de las mayores del país con 10000 estudiantes- y la tomaron durante un día hasta que los ataques aéreos del ejército los obligaron a retirarse.

Un profesor atrapado en el interior del departamento de física, dijo a Reuters que habían  allí también empleados que viven en Ramadi, los cuales habían pasado la noche en la universidad porque era  época de exámenes.

Al mismo tiempo se descubrió un plan para tomar la presa de agua de Samarra y producir inundaciones, incluyendo a la ciudad de Bagdad. El gobierno dice tener bajo control esta situación pero nadie tiene esto por seguro.

Mientras tanto en Bagdad siguen los atentados con explosiones en 8 barrios distintos durante este mismo fin de semana. La cuenta de las víctimas varía según las fuentes: el gobierno habla de 11 muertos y 71 heridos. Pero la gente no cree estas versiones oficiales porque siempre son menos de lo que dicen. Se habla de 70 muertos y cientos de heridos.

Considerando lo que el gobierno informa cada vez que hay atentados, esta última cifra es mucho más creíble.

Normalmente ocurre algo así como esto: se producen varias explosiones en la ciudad. Las informaciones oficiales hablan de ellas (es difícil ocultar el ruido de una bomba) y anuncian que hubo un muerto y tres heridos, o tres muertos y siete heridos, o cualquier cifra semejante. Al día siguiente ya se sabe que fueron decenas los muertos y centenares los heridos. Es por esto que nadie cree los anuncios oficiales. Sería algo para reírse si no fuese tan trágico, porque indefectiblemente durante la semana, ante nuevos atentados, vuelven a repetirse las cifras ridículas repitiéndose la historia cada vez que hay explosiones.

Increíblemente esto casi no aparece en los medios occidentales ni tampoco que la situación ha empeorado drásticamente porque los terroristas tienen más fuerzas al estar unidos y conectados con los terroristas en Siria… con armas que provee el “mundo civilizado”.

Con cuánta fuerza resuenan en nuestros oídos las palabras proféticas del Papa Francisco cuando habla de la venta de armas.

Que terrible es la necedad del hombre cuando lo guían los principios del poder o la ideología.

Que absurda resulta la idea que creen muchos que estas guerras modernas se hacen para promover el bien y la justicia.

El problema es que la guerra es el camino más fácil porque como enseña el Papa: “Para conseguir la paz, se necesita valor, mucho más que para hacer la guerra. Se necesita valor para decir sí al encuentro y no al enfrentamiento; sí al diálogo y no a la violencia; sí a la negociación y no a la hostilidad; sí al respeto de los pactos y no a las provocaciones; sí a la sinceridad y no a la doblez. Para todo esto se necesita valor, una gran fuerza de ánimo.”

Y como necesitamos la fuerza de Dios para realizar esa obra que supera nuestras fuerzas y es la paz, con el Sumo Pontífice elevamos nuestra voz al Señor diciendo:

Señor, Dios de paz, escucha nuestra súplica.

Hemos intentado muchas veces y durante muchos años resolver nuestros conflictos con nuestras fuerzas, y también con nuestras armas; tantos momentos de hostilidad y de oscuridad; tanta sangre derramada; tantas vidas destrozadas; tantas esperanzas abatidas… Pero nuestros esfuerzos han sido en vano. Ahora, Señor, ayúdanos tú. Danos tú la paz, enséñanos tú la paz, guíanos tú hacia la paz. Abre nuestros ojos y nuestros corazones, y danos la valentía para decir: «¡Nunca más la guerra!»; «con la guerra, todo queda destruido». Infúndenos el valor de llevar a cabo gestos concretos para construir la paz. Señor, Dios de Abraham y los Profetas, Dios amor que nos has creado y nos llamas a vivir como hermanos, danos la fuerza para ser cada día artesanos de la paz; danos la capacidad de mirar con benevolencia a todos los hermanos que encontramos en nuestro camino. Haznos disponibles para escuchar el clamor de nuestros ciudadanos que nos piden transformar nuestras armas en instrumentos de paz, nuestros temores en confianza y nuestras tensiones en perdón. Mantén encendida en nosotros la llama de la esperanza para tomar con paciente perseverancia opciones de diálogo y reconciliación, para que finalmente triunfe la paz. Y que sean desterradas del corazón de todo hombre estas palabras: división, odio, guerra. Señor, desarma la lengua y las manos, renueva los corazones y las mentes, para que la palabra que nos lleva al encuentro sea siempre «hermano», y el estilo de nuestra vida se convierta en shalom, paz, salam. Amén.

__________________

Hasta aquí lo que habíamos escrito hace menos de 10 días. Lo que ocurrió después es más conocido porque el mundo se acordó que existe Irak. Como dije antes, ya se veía venir, pero todavía “no era noticia”, porque dada la mentira imperante, no son noticias las causas sino solo los efectos.

En pocos días, los extremistas se hicieron con el control de la segunda ciudad del país, de otras más y de varias provincias, y ahora ya hay batallas a 50 kilómetros de Bagdad. Están sembrando el terror y mostrando su odio. Consideremos como ejemplo que se han propuesto destruir todas las iglesias de la ciudad de Mosul y si logran más éxitos querrán también destruir las de todo el país. Y cuando decimos iglesias no nos referimos solo a los templos sino también a los miembros del Cuerpo Místico de Cristo que somos los cristianos, verdaderos templos del Dios Vivo.

Esta avanzada de locura ya ha provocado miles de muertos, decenas de miles de heridos, terror, odio, desconfianza, destrucción de estructuras básicas del país, cientos de miles de desplazados (se calculan entre 300000 y 500000 en los últimos días, y algunos incluso calculan más).

La Iglesia en Irak ha puesto su estructura para ayudar a los que necesitan, y recibir a los refugiados, no solo en iglesias y escuelas sino también en casas de cristianos particulares.

No sabemos qué va a pasar. No sabemos si la fuerza destructora de los terroristas va a llegar a conquistar Bagdad y tomar control del país o no.

Sí sabemos que nuestro lugar es este pueblo sufriente que necesita nuestro apoyo. No porque podamos hacer mucho sino porque Dios nos ha puesto aquí y aquí queremos permanecer.

Pedimos oraciones a todos por la paz. Ayer fue un día de oración y ayuno para toda la Iglesia en Irak, en un llamamiento que hizo el Patriarca Caldeo. Y para el 26 de junio a las 18 estamos organizando en nuestra iglesia catedral una hora de adoración pidiendo por la paz, especialmente en Irak pero no solo, puesto que en muchas otras partes la gente sufre violencia. Están todos invitados a unirse a nosotros ese día.

¡Que Dios los bendiga!

P. Luis Montes, IVE

Fuente: http://amigosdeirak.verboencarnado.net/2014/06/21/aumento-de-la-violencia-en-irak/

Deja un comentario