Convivencia sacerdotal en Chipre

Provincias religiosas del África « Nuestra Señora del Exilio (Túnez, Egipto, Tanzania e Irak) y Medio Oriente “Muerte y Resurrección del Señor” (Israel, Palestina, Jordania, Chipre y Siria).

0
342

Querida familia religiosa,

Por gracia de Dios, finalizadas todas las ceremonias de la Semana Santa y del día de la Resurrección de nuestro Señor Jesucristo de entre los muertos y comenzada la semana de “pascueta”, algunos de los Sacerdotes de las dos provincias del África y del Medio Oriente (recordamos que después del Capitulo general del 2016 las dos provincias tienen un solo padre provincial: el P. Gabriel Romanelli) hemos podido realizar una convivencia sacerdotal.

El destino fue la cuidad de Páfos, en Chipre, donde nuestros padres atienden la pequeña y única comunidad católica latina (El sur de Chipre es cristiano ortodoxo, mientras que el norte pertenece a Turquía y es musulmán).

Allí nos juntamos los PP Carlos Ferrero y Fernando Flores de Chipre, Marcelo Gallardo y Pablo de Santo de Tierra Santa, Rodrigo Rojas de Siria, Tomas Orell, José Ignacio Berarducci, Gabriel Romanelli de Egipto y Silvio Moreno de Túnez.

Estos pocos días fueron muy intensos y nuestras jornadas se repartían entre descanso y visitas culturales. Chipre es muy rica en historia no solo griega sino también cristiana (baste recordar la misión de Pablo, Bernabé y Marcos en Páfos) y en tesoros bizantinos. Así pudimos visitar algunos monasterios ortodoxos y apreciar la belleza de los iconos bizantinos del medioevo, como también pudimos ver los restos de la antigua Páfos con sus casas griegas y grandes mosaicos. Dos cosas destacamos principalmente: primero la grande basílica paleocristiana del siglo IV que recuerda el paso de san Pablo en Páfos y la conversión del procónsul romano Sergio Paulo. En dicho lugar se encuentra actualmente nuestra parroquia. Allí mismo se puede venerar la columna en la cual, según la tradición ortodoxa, san Pablo fue flagelado al llegar a Páfos. Segundo la visita a la cuidad de Larnaka, en griego “reliquias”, allí nos encontramos con la cripta de la iglesia ortodoxa que contiene los sarcófagos donde estuvo enterrado por segunda y última vez Lázaro, “el amigo del cuarto de día de nuestro Señor Jesucristo” según se encuentra escrito en el sarcófago donde estaban sus restos.

Fueron días muy hermosos y sobre todo días de mucha alegría, no solo por festejar la alegría del Resucitado, sino también por poder encontrarnos distintos misioneros, hijos todos de nuestra querida congregación, y poder compartir experiencias y anécdotas de nuestras distintas misiones.

Damos gracias a Dios por este gran regalo y a nuestra congregación por habernos engendrado misioneros. También agradecemos la grande caridad de los padres Carlos y Fernando que nos recibieron y nos atendieron durante esta convivencia.

Unidos en el Verbo Encarnado

P. Silvio Moreno, IVE

Deja un comentario