El 13 de mayo, día en que se conmemora las apariciones de la Virgen de Fátima, el obispo latino de Siria, Monseñor George Abu Khazen en unión con otros obispos que lo acompañaban, junto a los sacerdotes consagraron Siria y especialmente Alepo al Inmaculado Corazón de María.

Participó de la santa Misa un nutrido grupo de fieles y al finalizar la comunión, los obispos, sacerdotes y fieles rezamos la oración de la consagración en la que luego de invocar al Inmaculado Corazón de María, que fue morada del Verbo Encarnado, consagramos a Ella “toda nuestra vida… nuestro presente, futuro, nuestros hogares, nuestras familias…  nuestra patria para que florezca en ella la paz de Cristo… y la ciudad de Alepo y sus fieles para que Tú seas nuestra Señora para siempre”.

En la hermosa oración de consagración también imploramos de la Virgen que ella nos ofrezca a su Hijo y nos obtenga de El la gracia de vivir la vida cristiana verdadera al tiempo que renovamos las promesas del Bautismo, prometiendo “guardar los mandamientos de Dios, especialmente la caridad”.

Confiados en la protección maternal de la Santísima Virgen, esperamos su intercesión ante Dios y el don de la paz para esta tierra y para el mundo entero.

Deja un comentario