Dice nuestro directorio de Misiones Populares: «Toda la historia de la Iglesia testimonia el envío de operarios… De ahí que afirme el sabio Padre Contenson: “sólo por las misiones consiguen las almas su eterna salvación»[1]. Fue por el pedido expreso del Obispo Dom José Negri, del Párroco Daniel Belussi (ambos italianos del PIME), y la firme convicción de esta verdad, que en medio del ritmo de fin de año, es decir tiempo de exámenes, jornadas de la familia a las puertas, inminente ordenación sacerdotal de nuestros tres diáconos, predicación de Ejercicios Espirituales entre otras actividades, que  nuestros superiores aceptaron el desafío de más una misión popular en la Parroquia Nuestra Señora de los Ángeles y la Capilla San Gabriel metrópolis de San Pablo, Brasil.

con-jesucristo-siempre-nace-y-renace-la-alegria-ive-instituto-del-verbo-encarnado-7
Misioneros del Verbo Encarnado y laicos

Comenzamos el jueves 10 por la tarde con una procesión bajo la lluvia, luego tuvimos la Misa con el mandato misionero presidida por el Obispo. Éramos 74 misioneros: dos sacerdotes (p. Maciel da Silva y quien escribe), el diácono Julio Batista, y religiosos de todas nuestras casas de formación.

Dado que la misión debía terminar el domingo 13 hicimos dos centros misionales: uno en la parroquia y otro en la capilla S. Gabriel. El ritmo fue muy intenso pues en ambas tuvimos todos las actividades propias de una misión, comenzando por el Rosario de la aurora y acabando por el acto misional y el tradicional Fogón.

Tanto Mons. José y el P. Daniel nos pidieron sobre todo que demos testimonio de la fe católica en el barrio y todo el territorio de la parroquia porque ya hace unos años que ésta no tenía un párroco permanente y por ello no había tanta vida parroquial.  Con este fin, los misioneros, se hospedaron en las casas de las familias de la parroquia, quienes eran conscientes de que al recibir un misionero eran a Cristo a Quien recibían. Hubo familias que se “enojaron” y quedaron “muy tristes” por no poder tener esta gracia, entonces fue ahí en donde comprendimos la necesidad y el deseo de Dios que estas almas tenían y de los frutos que Dios sacaría de las misiones, que como sabemos es tiempo de abundantes gracias.

con-jesucristo-siempre-nace-y-renace-la-alegria-ive-instituto-del-verbo-encarnado-15
Visita a los enfermos

En esos tres días intensos de visita de casas, actividades con los niños y jóvenes, visita de los enfermos, precesiones, confesiones y Santas Misas nuestros misioneros no hicieron más que dar testimonio de una fe viva, pues como dice su Santidad el Papa Francisco: «La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría» Por eso oíamos de los parroquianos, frases como estas: “ustedes y la Misión me trajeron todo lo que faltaba en mi vida”[2], es decir la alegría que da vivir nuestra fe católica.

Por todas las gracias que Dios derramó y por las que continuará concediendo queremos decir: Te Deum laudamus!

Diác. Julio Cesar Batista IVE y P. Tito Paredes IVE

San Pablo – Brasil


[1] Directorio de Misiones Populares, 45.
[2] Francisco, Evangelii Gaudium, 1.

Deja un comentario