VII Conferencia General del Instituto del Verbo Encarnado

Montefiascone (Italia), 2-10 de setiembre de 2013

En el día de hoy presidió la santa Misa el p. Daniel Mentesana. En su homilía se refirió a algunos aspectos de la presencia real, verdadera y sustancial de Nuestro Señor Jesucristo en el sacramento de la Eucaristía, tal y como son tratados en el libro Nuestra Misa.

La sesión de la mañana estuvo dedicada a varias cuestiones administrativas y de gobierno en las Provincias. El p. Diego Pombo introdujo el debate, presentando temas tales como la importancia de la secretaría provincial, de los archivos provinciales, de tener una buena praxis en cuanto a tener al día toda la documentación referida a los miembros del Instituto y de las casas. De modo especial se refirió a la documentación necesaria en relación a la admisión de los miembros y todo el itinerario formativo. Hubo muchas intervenciones de los padres en orden a aunar criterios para un eficaz trabajo en este campo.

 instituto_verbo_encarnado

La sesión de la tarde estuvo dedicada a las obligaciones de los Superiores Provinciales respecto a los apostolados del Instituto. En primer lugar el p. Marcelo Gallardo se refirió a los apostolados propios, es decir, aquellos que entran dentro de nuestro carisma y para los cuales hemos recibido la misión canónica de la Iglesia cuando el Instituto fue erigido como tal. Se hizo hincapié en que nuestras casas y parroquias debe distinguirse por su estilo apostólico, y que para ello nos han llamado a sus diócesis los obispos con los cuales trabajamos, pues un carisma religioso supone siempre una riqueza para la iglesia diocesana. Por eso nuestros sacerdotes deberían predicar misiones populares, ejercicios espirituales, tener oratorios en sus parroquias y hogares de caridad, dar y organizar cursos de cultura católica, dedicar tiempo al apostolado de la dirección espiritual, etc. Se remarcó el papel del Provincial en orden a ayudar a los sacerdotes para este fin.

instituto_verbo_encarnado

A continuación el p. Gonzalo Ruiz Freites se refirió a la importancia del apostolado intelectual en el Instituto, y a la obligación de los Superiores provinciales en esta materia, destacando que no hay otro apostolado tan mencionado como este en nuestras Constituciones y Directorios. Se trató acerca de la importancia de las publicaciones (en papel y en la web), tanto de los libros de nuestros sacerdotes como otros los autores que pueden hacer mucho bien, de la necesidad de apoyar a los sacerdotes que se dedican a la tarea intelectual. Se habló también de la necesidad de influir más en el campo educativo y en el campo de la doctrina social de la Iglesia, formando un laicado católico que pueda enseñorear la realidad temporal para Jesucristo. En su exposición el p. Ruiz se refirió también a la necesidad de formar bien a nuestros seminaristas y a la importancia de tener un cuerpo de profesores de elite para nuestras casas de formación. Finalmente se refirió a ciertos proyectos de envergadura del Instituto, tales como el Proyecto Cultural Cornelio Fabro, el Centro de Estudios “San Bruno Obispo de Segni”, la colaboración con la Academia Gustav Siewerth de Alemania. Son proyectos que requerirán de parte del Instituto contar con más sacerdotes destinados para ello.

Hubo muchas intervenciones de los Padres, apuntando en concreto a buscar qué medios hay que implementar para mejorar en este vasto e insustituible campo de apostolado, que entra de lleno en la finalidad de nuestro instituto: la evangelización de la cultura.

Luego de la Adoración eucarística las “Buenas noches” estuvieron a cargo del P. Emanuel Martelli, quien habló sobre la misiones del Instituto en Egipto, Irak y Túnez.

Nos encomendamos a las oraciones de todos.

 3 de septiembre de 2013.

Rev. P. Diego Pombo

Secretario general

Deja un comentario