Callejeros de la Fe. Durante el mes de diciembre nuestra familia religiosa del Verbo Encarnado realizó dos misiones populares en el sur de Chile, buscando con esto llevar a la práctica aquello del Santo Padre Francisco en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium: La Iglesia «en salida» es una Iglesia con las puertas abiertas. Salir hacia los demás para llegar a las periferias humanas no implica correr hacia el mundo sin rumbo y sin sentido.

procesion-virgen

Muchas veces es más bien detener el paso, dejar de lado la ansiedad para mirar a los ojos y escuchar, o renunciar a las urgencias para acompañar al que se quedó al costado del camino. A veces es como el padre del hijo pródigo, que se queda con las puertas abiertas para que, cuando regrese, pueda entrar sin dificultad.

Una de las misiones fue en la ciudad de Angol y tuvo como predicador al Padre Fernando Vicchi, acompañado por algunos seminaristas y novicias venidos desde Argentina. Y la otra misión predicada por el Padre José Hernández y el Padre Gustavo Lombardo, fue realizada en Los Sauces, una comuna de Chile, a 30 kms. de Angol, y participaron en ésta los novicios junto a un grupo de hermanas.

La vida se alcanza y madura a medida que se la entrega para dar vida a los otros, decía el mismo Papa Francisco en el documento citado. Es por eso que en estos días entre las numerosas actividades misionales realizadas se destacan el trabajo con los niños, la visita de hogares de ancianos, visita a colegios dando pequeñas charlas de formación, salidas recreativas con los niños y jóvenes del lugar y un programa de radio emitido diariamente a cargo de los novicios.

Los sacerdotes administraron los sacramentos a los enfermos y estuvieron confesando permanentemente. En la Santa Misa de clausura de la Misión, muchos fieles recibieron el escapulario de la Virgen del Carmen y al final de la misma se colocó la Cruz misionera, que recordará a los fieles de Los Sauces los momentos de gracia que Dios les regaló en estos días y los invitará constantemente a recordar su deber de trabajar diariamente por salvar el alma.

A las Santísima Virgen del Carmen, que es Reina y Madre de nuestra patria encomendamos los frutos de estas misiones, y agradecemos a Dios por tantos beneficios derramados en las almas durante estos días de especiales “lluvia de gracias”.

Fuente: IVE Chile

Deja un comentario