Querida Familia Religiosa:

Hace tiempo que quería contarles algunas noticias sobre el Seminario Menor: incluso algunos me han preguntado por esos eventos; por eso pagaré la deuda.

seminario_menor_1

1.    Festejos por San Cayetano

Este 7 de agosto festejamos como siempre a San Cayetano. Como el año pasado sufrimos también un clima muy severo, aunque esta vez sin lluvia, por lo que se pudo usar el escenario construido a ese fin. La Misa la presidió el P. Fuentes que predicó sobre nuestra obligación de acrecentar la Fe y no dejarla con baches; tomó de modelo al Santo que no solo se destacó en la Caridad para con los más débiles sino que hizo esto por y en la Fe.

Durante los últimos meses habíamos organizado un bono contribución para recaudar fondos y terminar así el escenario. Al finalizar la Misa, durante el típico fogón, sorteamos varios premios: los principales era tres cuadros de San Cayetano que habían tocado la tumba del Santo en Nápoles y habían sido enmarcados por los menores en nuestro taller.

A pesar del frío la gente disfrutó mucho; y sobretodo se alegraron –para envidia de muchos- los bendecidos por haberse ganado los cuadros-reliquia.

 2.    Juegos Florales

Fueron una verdadera bendición: este año son 29 menores y todo se reduce; pero se aprovechó de un modo admirable. Destaco algunas cosas que considero extraordinarias.

El teatro: tuvimos un curso previamente con Mauricio Fábrega y podemos decir que ya hay algunos chicos que han descubierto qué significa actuar. Cuesta mucho que aprendamos a “olvidarnos” de la letra y a concentrarnos en encarnar un verbo: algunos lo hicieron a la perfección, de modo que no parecían actores sino protagonistas de la historia. “Asesinato en la Catedral” fue lo que nos mostraron, para gloria de Santo Tomás Becket.

Los idiomas: compitieron del siguiente modo. En la lengua que sea debían estudiar un texto de memoria (fragmentos de Jn 6 y Jn 13, en griego; de Shakespeare el monólogo de Enrique V antes de la batalla, en inglés; sermón de S. Bernardo sobre la Gloria de Dios, en latín; un fragmento precioso del Quijote, en castellano; etc.) y luego eran sometidos a preguntas por parte del jurado, sobre la morfología, la sintaxis o la semántica. Arduo, pero hermoso y muy fructífero, para alegría y ejemplo de todos.

La historia: se expuso sobre la década de los 70`. La profesora Andrea Greco de Álvarez, que estuvo de jurado, felicitó y reafirmó las presentaciones. Todos hablaron con mucha solidez y muy centrados en los temas. Considero esto una gracia muy importante para nuestros jóvenes argentinos.

 3.    Campamento por el día del Estudiante

Los más grandes del Menor se fueron al Campamento de Tupungato; pero con los más chicos (12 jovencitos de 11 a 14 años) nos fuimos a Agua del Toro, a subir el cerro-volcán Diamante (2000 mts).

Nos alojamos el viernes 20 en unas casas prestadas en el barrio (semi abandonado). El sábado nos levantamos temprano para ir al cerro, pero… ¡oh sorpresa! La primavera comenzaba con una abundante nevada que ya juntaba 15 cms. Lo más lindo fue que todos los chicos se encendían al ver la nieve: ninguno pensó en desistir de ir a la montaña, sino que decían “Dios nos quiere mucho… ¡subir con nieve!”. Como yo sabía, pues ya había subido antes el cerro, que hay un cableado que termina en la cumbre –por lo que es imposible perderse, aunque sea de noche- entonces salimos enfervorizados a escalar. Siguió nevando hasta media hora antes de llegar al fin. En algo más de 3hs estábamos en la cumbre celebrando la Misa muertos de frío, pero muy satisfechos. Al bajar tenían tanta alegría que querían irse a pescar… Nos esperaba el arroz con leche y no podía esperar más.

El Domingo fuimos a pescar y luego nos comimos una choripaneada (chorizos made in Menor) y nos volvimos al seminario. Deo gratias.

 En Cristo y María,

 P. Gonzalo Gelonch, IVE

Deja un comentario