Séforis, Tierra Santa

Conocida es la frase de san Benito que sintetiza esencialmente toda la vida del monje: “Ora et labora”, puesto que la oración y el trabajo son las dos actividades en las que la contemplación del monje ha de sostenerse; la primera por sí misma, y la segunda, en cuanto convertida en oración. De aquí que enseñen nuestras constituciones que el principal apostolado del monje sea la oración, puesto que mediante ella ha de conquistar las almas para Dios y compartir de manera particular con Cristo su entrega total al eterno designio del Padre. Y así, oración y trabajo se complementan perfectamente en lo que es la vida del monasterio.

Breves-del-Monastero1Compartimos ahora algunas actividades que Dios nos ha concedido la gracia de realizar y que a la vez son, tanto notables gracias para agradecer, cuanto patente acicate para perseverar en la vida de oración.

Estudio del hebreo

Gracias a Dios hemos podido comenzar con el estudio del hebreo. Pese a las naturales dificultades de los comienzos, el entusiasmo permanece en pie para poder insertarnos mejor en esta cultura y en miras al posible apostolado con la gente local, sobre todo considerando que vivimos en un país cuya lengua oficial es el hebreo.

Ejercicios Espirituales

Tuvimos la gracia de poder predicar Ejercicios Ignacianos a dos hermanas de las SSVM que se alojaron en la pequeña hospedería y que no habían podido hacerlo en la tanda anterior, por lo cual quedaron muy agradecidas de esta oportunidad tan importante de reformar la vida delante de Dios en este tiempo de íntima e intensa oración.

Poda de pinos y olivos y huerta

Ha sido palpable en nuestro monasterio cómo los peregrinos agradecen el buen recibimiento y el mantenimiento del lugar, donde hacemos lo que está a nuestro alcance y donde siempre hay cosas por hacer. Ya hemos podido realizar la poda de los pinos –de varios metros de altura- y ahora estamos con la de los olivos, los cuales han sido cosechados por vecinos nuestros que, al conocer el monasterio, están muy contentos del trabajo que se hace; además varios de ellos se han acercado a enseñarnos cómo trabajarlos mejor y también han venido a ver el compost –abono natural- que hacemos y ya estamos utilizando, el cual es, según ellos, de muy buena calidad. Además lo hemos utilizado para una pequeña huerta que comenzamos a preparar y cultivar.

Jueves sacerdotal

En nuestros monasterios tenemos dos horas de adoración con el Santísimo Sacramento todos los días. Por gracia de Dios hemos podido agregar a éstas, dos horas más todos los jueves (una hora cada monje), para rezar especialmente por los sacerdotes y el aumento y perseverancia de las vocaciones sacerdotales, especialmente para nuestro Instituto; por esta razón es que también luego de las vísperas, en estos días, rezamos siempre las letanías de Jesucristo Sacerdote y Víctima, para dejar en ellas la impronta de nuestra intención de interceder por los ministros de la Iglesia.

Atención de peregrinos

Finalmente debemos mencionar la variada atención de peregrinos que han concurrido estos últimos meses y que se han ido, pese a la sencillez del lugar, sumamente contentos y nos han encomendado muchas oraciones por sus intenciones, las cuales tenemos siempre presentes.

Han venido varios grupos locales, pero también de Brasil, México, Italia, España, Hungría e inclusive de China y que, de hecho, conocían a nuestros misioneros de Extremo Oriente.

Por todo esto damos gracias a Dios y nos encomendamos, como siempre, a la Virgen; es mucho aun lo que hay por hacer, y más aún por rezar, pero tenemos puesta toda nuestra confianza en Dios que es quien puede valerse del instrumento que sea para llegar a las almas que Él quiere. Que siga siendo Él quien fructifique en las almas de los fieles, peregrinos y ministros administradores de sus dones.

P. Enrique González
P. Jason Jorquera M.
Monjes del monasterio de la Sagrada Familia.

Deja un comentario