Ejercicios Espirituales
Por: P. Alejandro Cunietti, IVE

Los Ejercicios Espirituales son uno de los apostolados preferenciales que, en la dimensión espiritual, realiza nuestro Instituto[1], y por gracia de Dios, durante este año que ya se acaba, los monjes en Brasil pudimos predicar ocho tandas.

Cuatro de uno a uno, a cuatro sacerdotes (uno monje, y tres diocesanos… de los cuales, vale la pena decir, uno vino de Paraíba, ¡a más de tres horas en avión de distancia!).

Las otras cuatro tandas fueron grupales: dos en Semana Santa, a nuestros seminaristas y novicios, y a laicos (las dos de ocho días, algo muy especial para los laicos), otra fue a religiosas carmelitas, y, la semana pasada, a seminaristas diocesanos.

Éste último Ejercicio fue del todo particular, ya que para 10 de los 13 ejercitantes fueron sus primeros ejercicios ignacianos…y, en silencio… ¡lo cual fue toda una novedad para ellos! Para nosotros significó un apostolado cualificado en el cual, dos obispos, de las diócesis de San Carlos y Mogi das Cruzes, confiaron al Instituto sus seminaristas (los de San Carlos, que eran siete, serán ordenados diáconos en febrero).

San Juan Pablo II, en Pastores Dabo Vobis afirmó que los Ejercicios Espirituales son una «ocasión para un crecimiento espiritual y pastoral, para una oración más prolongada y tranquila, para una vuelta a las raíces de la identidad sacerdotal; para encontrar nuevas motivaciones para la fidelidad y la acción pastoral»[2]… pidamos que María Santísima conceda a esta gracia a quienes, en su camino al sacerdocio, realizaron este año Ejercicios Espirituales.

 

En Cristo y María, P. Alejandro Cunietti, IVE.

Monasterio São Miguel Arcanjo, São Paulo, Brasil.

[1] Cfr. Constituciones [171].
[2] PDV, 80.