Querida Familia Religiosa:

Por gracia de Dios hemos vivido momentos únicos, dignos de ser contados, recordados y celebrados por todos.

Nos veníamos preparando para estos días desde hace muchos meses, ya casi un año. A fines del 2012 se rumoreaba que nuestros queridos monjes mártires del Pueyo serían beatificados en el 2013; aún no era seguro, faltaba el veredicto de la comisión de cardenales, y el decreto del Santo Padre. Rezamos y pedimos oraciones a todos, para que sea pronto; estábamos convencidos del grandísimo bien que esto significaba… aunque no imaginábamos, ni de lejos, lo que sería vivir estos momentos.

Grupal-01

A principios de este año los cardenales aprobaron el proceso. Y finalmente el Papa Francisco firmó el decreto de beatificación el 3 de junio. Todo llegó, la ilusión crecía. Mientras, asumimos la representación de la diócesis en todos los preparativos para la beatificación, que sería en Tarragona.

Nos visitó por diciembre de 2012 el P. Buela; le pedimos que nos ayude a preparar este gran acontecimiento que se nos venía. De esa reunión salieron ideas que se verían concretadas felizmente ahora (al menos, varias de ellas), y con mucho fruto, a Dios gracias.

Bueno, pero ya basta de introducciones, que se hace largo… y vamos al grano.

El sábado 26 p.p. tuvimos por la tarde una emotiva y muy concurrida procesión. Esperábamos 18 tallas en madera de cada uno de los beatos mártires, pero por razones de fuerza mayor no pudieron llegar a tiempo. Rápidamente pensamos en un plan B. Imprimimos sus fotos, las enmarcamos y, como de costumbre a marchas forzadas, preparamos 18 estandartes para poder reemplazar a las imágenes. ¡Algo había que hacer!, pues se había hecho una gran difusión de la procesión con las imágenes, e incluso se había invitado a los pueblos y cofradías que vienen cada Mayo de Romería, para que ellos las porten hasta el Santuario. Además surgió en esos días la idea de subir también en procesión (desde el pie del monte del Pueyo) una de las 3 urnas de cristal con los huesos de los mártires, que al día siguiente serían colocadas en el nuevo altar.

 martires02

Fue un signo por demás de elocuente. A los monjes, la tarde del 22 de julio de 1936, se los llevaron los milicianos (el bando comunista y revolucionario) desde el Pueyo, hacia el pie del monte, a un caserón de campo que allí había, llamado “el mesón o mesonet”, donde pasaron, sobre el duro suelo y un techo de estrellas, la primera noche de prisión (ésta duraría más de un mes, hasta el holocausto final, el 28 de agosto).

Dios hace justicia, y esta solemne procesión, al son de tambores, trompetas y Ave Marías, fue el regreso de los monjes mártires a su tan amado Monasterio, al que tanto amaron, con su oración, trabajo y servicio fiel a Dios.

Se los habían llevado indignamente, con armas y amenazas, objetos del odio desatado de Satanás en los perseguidores. Ahora volvían gloriosamente, ya beatos, ensalzados por Dios y los hombres, por haberse humillado y haber perseverado fieles en la prueba. ¡Tuvimos la gracia de ser parte de esa procesión!

Al llegar a la explanada del Santuario, fueron bendecidas las imágenes de los beatos, y mientras se leía una breve relación de la vida de cada uno, fueron ingresadas y entronizadas dentro del Santuario, en los sitios donde, Dios mediante, colocaremos las tallas de madera.

Ya todos dentro de la Iglesia, se expuso el Santísimo, cantamos Vísperas solemnes y las letanías de los beatos mártires del Pueyo, compuestas por el P. Juan M. Rossi. Se finalizó con la bendición y el tradicional saludo a la Virgen del Pueyo; y como no podía faltar, una picadita para festejar.

Por la noche, luego de la cena con los religiosos que nos acompañaban (éramos unos 40), cantamos las maitines ante la urna con los restos, como dice el Ritual, en vigilia y preparación para el traslado de las reliquias y dedicación del nuevo Altar.

El domingo a las 11hs tuvimos la Misa Solemne en honor de nuestros beatos mártires. Más de 50 familiares de los mártires y mucha gente de Barbastro y los pueblos cercanos llenaron la iglesia.

 DSCF0082

Fue presidida por el Cardenal Antonio Cañizares, prefecto de la Congregación para el Culto y la Disciplina de los Sacramentos, invitado por nuestro obispo para la ocasión.

Nos acompañó nuestro coro de Italia, formado por 9 seminaristas y 10 hermanas. Interpretaron, junto a 3 músicos de la zona (órgano, violín y trompeta) la Missa Brevis de los Beatos Mártires del Pueyo, recientemente compuesta por el P. Jon de Arza, IVE.

 martires4

Fue una ceremonia cargada de signos, análoga a una ordenación sacerdotal. Luego del sermón y el canto del Credo, se introdujeron las urnas de cristal con los huesos de los mártires dentro del altar. Se las había dejado delante del mismo en la procesión de entrada, llevada una por dos monjes de Leyre (quienes “movieron” y casi llevaron adelante la causa de beatificación), otra por dos familiares de los mártires, y la tercera por dos sacerdotes nuestros. Sin duda uno de los momentos más emotivos.

martires5

A continuación se oró para que Dios se digne consagrar el nuevo altar (ya en los ritos iniciales se lo había asperjado con agua bendita) y se cantaron las letanías de los santos. Enseguida el Cardenal derramó sobre el altar el Santo Crisma, ungiéndolo enteramente con sus manos; la mesa del altar, sostenida por 12 piedras de la zona, es un solo bloque de piedra roja, una cuarcita (más dura que el granito) de una tonelada, traída del Brasil, y tiene en la superficie 5 cruces talladas, símbolos de las 5 llagas de Cristo, a quien representa. Luego se colocó sobre el altar el incienso, para que la Iglesia se llene del buen aroma de Cristo. Finalmente se lo limpió, se los vistió de blanco con el mantel y se lo iluminó, encendiendo el cardenal, los cirios a su alrededor.

martires_pueyo

Ya consagrado el altar, se celebró el él el Santo Sacrificio de la Misa por primera vez. Fue un día de gloria. Recordábamos las palabras de San Ambrosio, que figuran en el acta de dedicación: “Vengan luego las víctimas triunfales al lugar en que la víctima que se ofrece es Cristo; pero Él sobre el altar, ya que padeció por todos, ellos bajo el altar, ya que han sido redimidos por su pasión” (Carta 22,13).

Antes de la bendición, hablaron el p. Carlos Walker, agradeciendo a Dios que nos haya traído a este “inmenso relicario de los mártires” que es el Pueyo; el obispo D. Alfonso, quien agradeció a Dios la beatificación y a la Virgen el que haya traído a nuestros monjes; y el Abad de Leyre, quien resumiendo la historia de la causa de beatificación, anunció que la de canonización quedará en manos del IVE.

Participaron del almuerzo el Cardenal y el Obispo, el p. Abad de Leyre, etc. Durante el fogón tuvo participación estelar el p. Benigno Benabarre, OSB, de 98 años “y medio” (como agrega siempre), quien fuera durante seis años compañero de los mártires aquí en el Pueyo (del 1928 al ‘34, cuando pasaba a segundo de filosofía, en que fue destinado a otro monasterio). Contó alguna anécdota y se dirigió especialmente a los familiares de los beatos mártires, exhortándolos a valorar y conservar la fe recibida y testimoniada por ellos con la muerte.

 martires6

Agradecemos de todo corazón a Dios por su gran bondad, y porque en su Providencia nos permitió vivir, como familia religiosa, estas celebraciones. Y a todos los que material o espiritualmente nos han ayudado para poder llevar todo a cabo y con tanto fruto. Nos seguimos encomendando a las oraciones de todos, para que seamos fieles al legado de los mártires.

martires3

P. Emmanuel Ansaldi, IVE

Monasterio “Nuestra Señora del Pueyo” , Barbastro, España

Visite la Web del Santuario del Pueyo

Deja un comentario