Como todos saben, el sábado 16 de abril, tuvimos en Ecuador un terremoto de 7.8 que cobró las vidas de muchas personas y prácticamente destruyó varias ciudades y pueblos.

Por eso, el día lunes 25, ocho religiosos de nuestra familia, 7 hermanas y 2 sacerdotes, nos dirigimos a las zonas más afectadas: Portoviejo (capital de la provincia) y Pedernales (epicentro del terremoto). Y estaremos ayudando allí durante una semana.

Les contamos brevemente lo que estamos haciendo para que recen y, al terminar con este apostolado, enviaremos una crónica con más detalles y fotos.

Vinimos con el objetivo de dar ayuda y consuelo espiritual a los damnificados. Ya que la ayuda material, por gracia de Dios está llegando. Por eso, nos hemos dedicado a visitar los lugares donde se encuentran los refugiados, conversar con las personas, tratando de llevar a todos a ver con visión sobrenatural lo que ha ocurrido. Esto principalmente a través de los sacramentos, los padres celebran Misas en los campos de refugiados y confiesan a las personas. También jugamos con los niños, rezamos el rosario, etc. La mayor parte ha perdido todo lo material y muchos, algún miembro de su familia.

Les pedimos oraciones por estos días, para que podamos ayudar a todos a ver la mano Providente del Padre en todo lo sucedido, que puedan unir sus sufrimientos a los de nuestro Redentor y, sobre todo, con la gracia de Dios podamos infundirles esperanza para iniciar nuevamente sus vidas.

En Cristo y María,

M. Ascensión de Jesús

Deja un comentario