Queridos amigos, se preguntarán porque titulé esta pequeña crónica de este modo… Lo que les contaré sucedió en la ciudad de Komsomolsk, que está a 12 horas en tren y 6 hs en auto de Jabarovsk, ciudad en que misionamos.

foto 1

Hace unas semanas atrás el sacerdote católico que misiona en la isla de Sajalín, me comentó que Nikolai, el Obispo ortodoxo de la ciudad de Komsomolsk na Amure, quería conocerme.

Así que busqué de contactarme con él. Una vez encontrado su número de teléfono, nos conocimos y me invitó a participar de una conferencia en honor a los Santos Cirilo y Metodio, muy venerados en la Iglesia ortodoxa rusa.

Ellos todos los años hacen estas conferencias y se elige un tema relacionado con la lengua rusa, en este caso el tema fue la educación en las escuelas. El Obispo me pidió que hablara sobre la educación católica en la Argentina.

foto 4

Después de la conferencia fuimos a comer a su casa y allí me mostró donde vive y duerme. Y me dijo: “así vive un Obispo de la Iglesia ortodoxa rusa” mostrándome su modesta habitación.

Luego me dió algunos regalos, entre ellos un hermoso ícono de Nuetro Señor y una especie de rosario que usan los monjes. Al ver que yo tenía colgada una cruz de bronce con un cordón, me regaló una cruz con una cadena. Al día siguiente no encontramos nuevamente, me coloqué la cruz y se puso muy contento.

foto 2

Más tarde fuimos de visita a la casa de un sacerdote, el cual nos atendió muy bien, y nos llevó a comer cerca de un lago, el paisaje me hacía acordar a nuestro bello Bariloche. Tuvimos un diálogo muy ameno y  el Obispo me repetía “aquí en el Extremo Oriente ruso tenemos que ser amigos”. Para mí fue el comienzo de una amistad inesperada.

Que Nuestro Señor acreciente esta amistad con la Iglesia ortodoxa, para que de este modo podamos empezar un trabajo ecuménico.

Nos encomendamos a vuestras oraciones.

¡Viva la Virgen!

P. Edgardo Iván Flores, IVE

Visite: http://www.catholickhabarovsk.org

Deja un comentario