SSVM-Hospital-Nemi-ItaliaNemi es un pueblito de unos dos mil habitantes, dentro del area conocida como “Castelli romani”, notable por el cultivo de  frutillas a las orillas del lago de Nemi. Está situado muy cerca de la residencia de verano de los Papas “Castel Gandolfo”.

Hace un año, dos hermanas desde la casa provincial, empezamos un apostolado en la “Casa de Cura Villa delle Querce” en la localidad de Nemi entre Genzano y Velletri. Se trata de una clínica de rehabilitación para aproximadamente unas 450 personas, dividida en dos partes:  La parte de la clínica compuesta por un piso de rehabilitación cardiológica, un piso de rehabilitación motora, un piso de Medicina (pacientes graves)  y otro piso para pacientes crónicos (cuidados a largo plazo), también comprende la parte de psiquiatría.

SSVM-Hospital-Nemi-Italia-1

Cuenta, además, con la sección de RSA (Residencia sanitaria para ancianos) donde residen por un tiempo más largo. Comprende un número de alrededor de 250 pacientes en total, hay ancianos abandonados por sus hijos, los que no tienen a nadie o simplemente están por un tiempo para realizar rehabilitación.

Por gracia de Dios en esta clínica todo el personal como también los enfermos, están acostumbrados a contar con la presencia de religiosas. Desde el año 1974 vivían las hnas Franciscanas Misioneras de María, pero el año pasado tuvieron que retirarse porque habían quedado solo 2 hermanas ancianas y no podían seguir adelante con la obra.

¿En que consiste alli nuestro apostolado?

El apostolado allí consiste sobre todo en acompañar a los internos espiritualmente, llevándoles la sagrada comunión y haciendo de puente entre el capellán y los enfermos, es decir, informando al sacerdote de la necesidad que tienen de recibir los sacramentos, fundamentalmente la Confesión y la Unción de los enfermos. También tenemos mucho contacto con el personal que son cerca de 600 personas y los familiares de los pacientes.

SSVM-Hospital-Nemi-Italia-apostolado

Tiempo de cuaresma y Pascua

En general la Santa  Misa se celebra solo los días jueves, viernes y domingos, nosotras sólo vamos los jueves y domingos todo el día. Podríamos decir que se trata de una pequeña parroquia donde nos encontramos con varias realidades.  Para los tiempos litúrgicos fuertes como son el Adviento, la Cuaresma y la Pascua, se celebra la Santa Misa en los distintos repartos, proyectando también el vía crucis, se dan algunas charlas, y se reza el Santo Rosario, con gran concurrencia de los internos.

Para comenzar, el jueves santo participamos de la celebración de la Santa Misa con el lavatorio de los pies. El viernes santo por la mañana el rezo del vía crucis y por la tarde la celebración de la Pasión del Señor;  el sábado santo el rezo del Santo Rosario de los siete dolores por la mañana,  y por la tarde la Vigilia Pascual muy solemne; el domingo la Misa de Pascua,  todas las personas estaban muy contentas con las mismas. Para muchos era la primera vez que participaban de estas actividades con tanta preparación y énfasis. Después de la octava de Pascua, invitamos al Padre Rodrigo Miranda del IVE para que contase sobre su misión en Siria, con gran asistencia de ancianos, personal de trabajo y algunos visitantes, todos muy soprendidos de la misión y del sufrimiento de los cristianos perseguidos.

SSVM-Hospital-Nemi-Italia-Semana-SantaEl trabajo personal con cada uno de los enfermos es muy importante. Hemos experimentado casos de personas que después de 20 años sin vivir vida de gracia, se acercaron de nuevo a los sacramentos; otros en el momento de la muerte, nos llaman para pedir un sacerdote, otros quieren simplemente nuestra compañía en el momento de agonía, rezamos la coronilla de la Divina Misericordia.

Todos los días, en esta clínica, fallecen personas. Recuerdo que en un solo día, murieron 6 personas de un mismo reparto, y pudimos experimentar que hasta los enfermeros estaban sorprendidos y apenados.

Hay varias señoras que se encuentran de modo permanente en cama, con artrosis,  incapaces de tomar su vaso de agua, o no pueden secar sus proprias lágrimas, a veces les preguntamos: ¿como está?  A lo que nos responden:  “estoy muy bien gracias a Dios, porque así lo quiere Dios”. Otra: “No me queda otra cosa que dejar que las horas pasen y esperar que Dios me venga a buscar, … mi alimento es el dolor cada día!”

En cada habitación hay un crucifijo en la pared y muchos tienen puesta su mirada en él, rezan en la soledad de su habitación y predican con sus sufrimientos a los que a ellos se acercan.

El sufrimiento es compañero inseparable de toda la existencia humana. Existe el sufrimiento físico del cuerpo, con la experiencia de la enfermedad, del desgaste físico, y la muerte. Existe el sufrimiento moral del alma, más desgarrador que el físico, causado por la ingratitud, el abandono, la traición, el desprecio y los propios pecados. Existe el sufrimiento psicológico, que a menudo es la consecuencia del dolor físico y del dolor moral, y que se manifiesta bajo forma de tristeza, desilusión, pesimismo, desánimo, depresión. Son con estas personas que nos encontramos cada vez que vamos. Personas que esperan una palabra de consuelo, una compañía, personas que quieren ser escuchadas y ser tenidas en cuenta, quienes muchas veces tienen a su lado otras personas que tienen el mismo problema. Muchos de estos ancianos son excluídos de la sociedad y de la misma familia porque ya “no son útiles”.

Es muy importante, el apostolado que se puede hacer con el personal que asiste a estos enfermos y a sus mismos familiares. Si bien algunos son muy amables, otros son indiferentes.

SSVM-Hospital-Nemi-Italia-ancianosEstar cerca de estas personas que sufren y ofrecer a ellas una palabra, una sonrisa, un saludo, pequeños gestos de caridad cristiana,  para ellos significa mucho, podemos decir que les cambia la vida. Ellos nos dan  a su vez la posibilidad de practicar la caridad de Cristo. Nos dan la posibilidad de vivir las obras de misericordia espirituales y materiales.

Consideramos este apostolado una gracia, pues en realidad, muchas veces después de un día muy cargado de actividades, regresamos a nuestra casa cansadas, pero es un  cansancio que nos da satisfacción por todo el bien que se ha podido hacer por gracia de Dios. Es una gracia enorme para nosotras poder asistir a Nuestro Señor Jesucristo en las personas de estos enfermos, pedimos las oraciones de todos para poder seguir haciendo el bien a todas estas almas que Dios ha encomendado a nuestro apostolado y a nuestras oraciones.

Hnas María Mater Vitae y  Maria do Bom Gesus

Deja un comentario