Desde septiembre del 2006 un grupo de SSVM misioneras en Egipto nos encontramos presentes en la Escuela Internacional “Cairo English School”, dando clases de religión en la escuela primaria y en la secundaria. Ciertamente el apostolado ha ido creciendo, no solamente porque la cantidad de alumnos así lo exige, sino también por las actividades que se van realizando con ellos han aumentado.

Los alumnos son actualmente 1.200 y de ellos poco más de 200 son cristianos (ortodoxos, anglicanos, evangélicos, católicos), quienes están acostumbrados a ser minoría en todos los ámbitos. De hecho, en la Escuela se puede comprobar esto, pues frecuentemente sucede que de un curso de 25 alumnos sólo uno es cristiano.

Las aulas que nos asignan para nuestro trabajo (sea en la primaria y como en la secundaria) se transforman para esta minoría cristiana en “su lugar”. Familiarizados con las imágenes religiosas y con los textos en las carteleras, aquí, como muchas veces ellos mismos dicen, se sienten tranquilos, en familia, y encuentran un lugar para rezar, para jugar, para consultar algo o simplemente para venir cuando quieren.

verbo_encarnado

Es de notar la gran labor que han hecho los religiosos católicos dedicados a la educación aquí en Egipto. Son muchos los que traen a esta Escuela a sus hijos porque saben que hay hermanas, y esto por la simple razón de que ellos a su vez fueron educados por religiosos. Muchos musulmanes que han estudiado en Escuelas católicas guardan un profundo cariño y agradecimiento a aquellos religiosos que los han educado; esto tiene un enorme valor de testimonio en países musulmanes. Hay mucho ejemplos en este sentido, cito sólo uno: un señor musulmán le dijo hace ya varios años a un religioso, mientras le daba su asiento en un transporte público: “cuando veo una sotana recuerdo los años con los salesianos”; ese hombre se levantó y cedió su asiento por el simple hecho del amor que les tenía.

Gracias a la disponibilidad de los Padres del IVE, muchos de nuestros alumnos se han podido confesar y apenas salen de la confesión piden que la próxima vez que venga un Padre también les avisemos. Los que ya se han confesado van buscando más penitentes y dando ánimo a otros para que también se confiesen. Cuando hay confesiones hay un poco más de rumor que el habitual en los pasillos porque la fila se va haciendo larga y tienen que esperar allí, pero nadie quiere perderse su turno.

Durante los recreos, tenemos posibilidad de llegar también a aquellos que no son cristianos, ya sea bajando nosotros al patio como subiendo ellos al aula. Los que entran por primera vez observan todo muy atentos, algunos piden permiso antes de entrar, otros esperan tímidamente en la puerta la invitación de alguna hermana o de un compañero de ellos que los haga pasar. Los que están acostumbrados entran sin ningún problema. Durante este tiempo, algunas juegan, otros charlan entre ellos o con nosotras, escriben en el pizarrón, pintan dibujos, hacen pulseras…es bien variado porque cada uno de ellos es diferente y los gustos también lo son.

Tres veces al año se realizan las reuniones con los papás para hablar de sus hijos, lo que se nos da la oportunidad para conocer un poco más la realidad de nuestros alumnos y sus familias. Esto ha ayudado enormemente a que la relación con los papás se haga más cercana ¡cuántas veces vienen preocupados por el comportamiento de sus hijos y piden consejos y oraciones, o agradecen lo que hacemos por ellos y nos piden que se los cuidemos! También se nos acercan los padres de los alumnos que vienen frecuentemente al aula y que no son cristianos. Algunos vienen literalmente “traídos” de la mano de sus hijos porque les quieren mostrar a las hermanas que están con ellos en el recreo, otros ya conocidos de más tiempo nos saludan y al igual que los padres de nuestros alumnos nos agradecen nuestra labor.  Para el día de la madre que aquí se festeja el 21 de marzo se organizó en el aula de secundaria una fiesta en honor a las mamás teniendo como centro de la fiesta a la Santísima Virgen. Rezamos con ellas y con los alumnos presentes una decena del Santo Rosario, después el director de la secundaria dirigió unas palabras en alabanzas a las madres y a la Virgen -cabe destacar que él es un pastor Protestante-, se finalizó el encuentro compartiendo una torta. Algunos profesores extranjeros también entraron al aula invitados por los mismos alumnos y al ver la cartelera preparada con imágenes de la Virgen bajo distintas advocaciones preguntaban las historias, lo mismo con las imágenes de los santos. Muchos de ellos no son creyentes, o son protestantes, pero se mostraron muy atentos cuando se les explicaba.

Encuentro con el Patriarca copto ortodoxo Tawadros II

A los cristianos egipcios se los conoce como “coptos”; algunos emplean mal la palabra y la utilizan para referirse sólo a los ortodoxos, pero esto es errado. Coptos son los cristianos egipcios por razón de su rito, y se dividen en ortodoxos y católicos.

La mayoría de los coptos en Egipto son ortodoxos. Si bien muchos cristianos no saben la diferencia doctrinal entre una Iglesia y otra, sí saben que ellos tienen un “Papa” distinto que el nuestro de Roma.

Fuimos invitadas por el dueño de nuestra Escuela a la bendición de su nuevo hotel a pocas cuadras de nuestra casa. El Patriarca ortodoxo Tawadros II era quien iba a bendecir las instalaciones del hotel (él es el punto de referencia más importante para los cristianos en Egipto). Nos pareció que era una buena oportunidad para conocerlo y saludar a quien guía a los cristianos ortodoxos, como gesto de la cercanía de la Iglesia Católica hacia ellos.

La invitación era para las 7 hs am, un horario un poco inusual para participar de una bendición aquí. Cuando llegamos nos invitaron a pasar a un salón, pensamos que ahí sería la bendición pero era la entrada a un salón más grande donde estaba todo preparado para el desayuno. Nuestra mesa estaba muy cerca de una de las entradas lo que hizo que muchos -cuando llegaban- no pudieran esconder su asombro al encontrar siete religiosas sentadas en ese lugar. Finalmente llegó el Patriarca Tawadros II que había estado ya bendiciendo el hotel y, después de unas palabras de parte suya y de parte del Sr. Munir, dueño del hotel, se realizó el desayuno.

Al concluir el mismo, avisaron que el Patriarca Tawadros II podía saludar a todos y sacarse fotos, lo único que se necesitaba era hacer una fila de forma ordenada. A nosotras se nos estaba haciendo tarde para llegar a la Escuela así que si queríamos saludarlo no nos quedaba otra que apurarnos y ponernos primeras en la fila, el estar cerca de una puerta nos ayudó a tal fin, de tal forma que antes de que el patriarca Tawadros II y el dueño del hotel pudieran salir del salón  ya estábamos nosotras esperándolos a ellos.

verbo_encarnado

El Sr. Munir nos presentó y le dijo que nosotras éramos las hermanas que trabajábamos en la Escuela, nos preguntó de qué nacionalidades éramos y que hacíamos. Se mostró muy contento cuando una de nosotras le dijo que éramos una congregación misionera, algunas egipcias y otras extranjeras. Le dijimos que rezábamos por él y agradeció esto muchísimo.

El patriarca Tawadros II se ha mostrado muy cercano a los católicos, desde el inicio de gobierno ha promovido la oración ecuménica, se hizo presente en la Ordenación del nuevo Patriarca Copto para los católicos, Monseñor Ibrahim Ishaq y envió saludos al Papa Francisco después de su elección. Pero sin lugar a duda el gesto más importante fue la visita realizada al Vaticano, cuarenta años habían pasado desde la última vez que un Patriarca ortodoxo había estado en Roma, motivos de esperanza para que pronto podamos ser un solo rebaño.

Nos encomendamos a sus oraciones,

M. María de Roncesvalles, SSVM

www.ivemo.org

 

Deja un comentario