El 1° de abril, primer sábado de mes, en las vísperas del aniversario de la muerte de San Juan Pablo ll, Padre de nuestra Familia Religiosa y durante el novenario que estamos realizando en preparación por el 100° aniversario de las apariciones en Fátima, dimos inicio a nuestra fundación en el Santuario de las Apariciones de la Virgen en Pontevedra.

SSVM-Pontevedra-Fatima-RosarioLos actos empezaron a las 11:15 de la mañana con la exposición del Santísimo Sacramento, con el rezo del Santo Rosario y con la celebración de la Eucaristía, presidida por el Padre Provincial del IVE en España, el P. Alfredo Alós; en ella concelebraron también el Rector del Santuario, P. Martín Sádaba, miembro del apostolado Mundial de Fátima y los Sacerdotes del IVE presentes en Santiago de Compostela. El P. Alós en la homilía se refirió al Corazón de María como el remedio a los males actuales, mostrando cómo Ella nos ofrece su Corazón Inmaculado que es ternura y dulzura, pero a la vez exige oración, sacrificio, penitencia, generosidad y entrega. Por eso, no basta el culto a su Inmaculado Corazón, sino que tenemos que imitar sus virtudes.

SSVM-Pontevedra-Fatima-MisaAsí tendrá que ser también nuestra misión en este Santuario de Nuestra Señora: que los peregrinos descubran en el Corazón de María esa madre maternal que, con ojos de misericordia, nos acoge en su Inmaculado Corazón y nos pide reparación y penitencia.

Luego de la Misa tuvimos una comida festiva en el mismo Santuario.

Ya que nos ha sido encomendado este Santuario, me parece oportuno recordar aquello que el Papa Francisco pronunció en la Carta Apostólica con forma de Motu proprio “Sanctuarium in Ecclesia”, el pasado 11 de febrero. Allí se hace referencia, principalmente, al papel que tienen los Santuarios en la nueva evangelización. Dice así: “El Santuario es un lugar sagrado donde el anuncio de la Palabra de Dios, la celebración de los sacramentos, especialmente de la Reconciliación y de la Eucaristía y el testimonio de la caridad expresan el gran compromiso de la Iglesia para la evangelización; y por lo tanto se presenta como un lugar genuino de evangelización, donde desde el primer anuncio hasta la celebración de los sagrados misterios se hace manifiesta la acción poderosa con la cual actúa la misericordia de Dios en la vida de las personas”.

Nuestra misión consistirá en llevar a cabo aquello que la Virgen Santísima le pidió a Sor Lucía y que nos continúa pidiendo a todos de propagar la devoción de su Inmaculado Corazón, sobre todo para reparar las ofensas que se le hacen.

Nos encomendamos especialmente a sus oraciones y pedimos que cada uno desde su misión promueva la devoción al Inmaculado Corazón de Nuestra Madre.

M. Llum de Crist

Deja un comentario