Muy querida Familia Religiosa:

El día 19 de Diciembre realizamos un pesebre viviente, representación que hacemos con el fin de revivir este gran misterio de la Salvación, que es el Nacimiento del Hijo de Dios, misterio que si bien ha sucedido en un momento determinado de la historia, traspasa el tiempo y toca personalmente a cada hombre y mujer hoy.

Aprovechamos esta oportunidad para que los niños ofrezcan algo de ellos mismos a nuestros bienhechores, en forma de agradecimiento por toda la ayuda material y espiritual que nos brindan durante el año.

IMG_5160

Como ocurre en general, los días previos fueron intensísimos. Si bien estuvieron llenos de trabajos, estos fueron hechos en familia, puesto que, colaboraron todas las casas y gracias a Dios con mucha alegría y generosidad. El Aspirantado ayudó con las tarjetas de invitación, la decoración del salón, y la preparación de los cantos, la comunidad Bto. John Henry Newman con el buffet, el Centro Vocacional con la limpieza del lugar, el hogar de niñas se encargó del vestuario y la escenografía, y el hogar de discapacitadas de los “suvenires” como recuerdo para los benefactores. Era gracioso ver llegar poco a poco, desde los distintos puntos del Cairo y desde Alejandría, cada casa con su personal y todo lo necesario para el pesebre.

Éste tuvo lugar en el establecimiento del obispado Latino, en el Cairo. Los protagonistas fueron las niñas del Hogar Divino Niño, las niñas discapacitadas del Hogar “Beata Catalina Troiani”, los niños discapacitados del Hogar “Nuestra Señora de Guadalupe” y los seminaristas menores.

El pesebre comenzó a las 5 de la tarde. Finalizada la obra, las aspirantes presentaron cantos navideños, que prepararon para la ocasión y después se ofreció un pequeño ágape.

Los bienhechores estaban muy contentos, agradecidos y hasta conmovidos, porque, en primer lugar, pudieron revivir el verdadero espíritu de la fiesta de Navidad, que tiene su centro en el pesebre, donde está Cristo, de donde brota la alegría, porque nos trae la Redención. En segundo lugar, por el trabajo que se hace con los niños, incentivándolos a desarrollar los distintos talentos y ensenándoles a profundizar en su Fe. También, fue una buena oportunidad para que ellos pudieran compartir con los niños y conocer un poquito más su realidad.

Agradecemos a Dios por todos los beneficios con los que nos ha querido colmar en este tiempo y pedimos a la Santísima Virgen, Madre de Dios, que a través de este pesebre y a través del testimonio de nuestras vidas, seamos luz para el mundo que nos rodea. Que esta aparición sobre el escenario del misterio de Dios hecho Niño y la aparición de ese misterio en nuestras vidas despierte a las almas a ir hacia Dios y les de la paz y seguridad que solo Dios les puede dar.

Muy Feliz Navidad,

Misioneras en Egipto, “Provincia Nuestro Señora del Destierro”

Deja un comentario