Queridos Todos:

Les escribimos para contarles de nuestro viaje – peregrinación que hicimos a Kasajstán con un grupo de jóvenes de nuestras parroquias, durante las tres primeras semanas de agosto.

El objetivo principal de nuestro viaje era participar de las jornadas de jóvenes que se organizan año a año en Oziornoe, un pueblito que queda al norte de Kasajstán, en el que Dios por intercesión de la Virgen María por la década del 50 obró el milagro de hacer aparecer una enorme cantidad de peces en un lago de la zona, formado milagrosamente también, en tiempos de las post guerra.

Fue un viaje muy completo y de mucho fruto para nuestros jóvenes, sobre todo espiritual.

 

 

Astaná con el Nuncio

 

MAS FOTOS AQUI

Ya desde que surgió la idea de viajar (gracias a nuestro Nuncio, Miguel Mauri Buendía, que nos dio la idea y nos ayudó económicamente para poder hacerlo), se vió la mano de la Providencia, que fue la que nos guió hasta el final del viaje y llevó adelante todo.

Para prepararnos al viaje rezamos la treintena en honor a San José, a quien elegimos como patrono del viaje junto con la Virgen de Luján, y nos juntamos periódicamente con los jóvenes que viajarían para ir organizando todo.

El grupo estaba integrado por dos sacerdotes, una religiosa de las SSVM y 10 chicos/as.

Salimos de Dushanbé, Tayikistán, el domingo 3 de agosto bien temprano, en la camioneta de la parroquia, y volvimos el sábado 23 a la noche, haciendo un total de 6962 km de viaje.

1-      Ciudades que conocimos y actividades:

Nombramos las ciudades más importantes y alguna cosita más sin entrar en mucho detalle para que no se haga eterno.

La primera ciudad que conocimos fue Shimkent, que queda al sur de Kasajstán y es considerada la tercera ciudad más importante del país. Allí trabajan los sacerdotes y religiosas de Nuestra Familia Religiosa, que nos atendieron muy bien y nos hicieron sentir como en casa. En este lugar, entre otras cosas, fue muy lindo conocer el Oratorio festivo que tienen nuestros religiosos, el tener con los chicos y chicas de allá la santa Misa los días que estuvimos, la adoración y el Rosario y varios momentos de diversión con ellos: guitarreada, fútbol, paseo por la ciudad, etc. Otra cosa simpática que hicimos en esta ciudad, fue andar en patines sobre hielo, 1ª vez para varios de los nuestros. Ver a jóvenes venidos de Tayikistán junto con un sacerdote y una religiosa mostrando destrezas de patinaje, les aseguramos que fue por una hora la atracción de varios de los kasajos que andaban por la zona.

patinaje sobre hielo

 

MAS FOTOS AQUI

La 2ª ciudad que conocimos fue Karaganda, tierra de mártires y confesores de la Fe, entre los que se destacan el Beato Alexsei Zaritski, sacerdote ucraniano, y los siervos de Dios, P. Bukovinski y Mons. Xira. Aquí, además de visitar la ciudad, tuvimos como cosa sobresaliente la visita a la Nueva Catedral, que fue consagrada por el Cardenal Angelo Sodano el año pasado. Un templo imponente que se ve desde distintas partes de la ciudad y se le levanta como un signo viviente de la presencia de la Iglesia en el país. Allí pudimos celebrar la Santa Misa, hacer un recorrido guiado por el templo y la cripta, subir al campanario, desde donde se ve la ciudad, y estar en la celebración de un matrimonio, cosa que no se da muy seguido  acá y que nuestros jóvenes querían saber de qué se trataba.

Visitamos la vieja Catedral que tiene como Patrono a San José y en donde están los restos de los dos siervos de Dios que nombramos más arriba; la Iglesia greco-católica; la Catedral Ortodoxa; el Carmelo, está visita estuvo muy buena, las monjas nos contaron acerca de su vida, de su propia vocación, etc., los jóvenes hicieron varias preguntas también y hasta algunas chicas no contuvieron las lágrimas ante el testimonio dado por las hermanas. Conocimos también la casa central de uno de los campos de concentración más grandes de la época Soviética, en Dolinka, donde hay hoy día un museo en honor a las víctimas de la Persecusión Soviética; conocimos el cementerio donde descansaron los restos del Beato Alexsei Zaritski, antes de ser trasladados a Ucrania, etc.

La 3ª ciudad para destacar fue Astaná, capital del País, ciudad moderna muy pintoresca, en la que estuvo San Juan Pablo II, durante su visita apostólica a Kasajstán en el año 2001.

Conocimos la Catedral Católica, en la que se conserva una reliquia de San Andrés apóstol, participamos de la Misa de Domingo, con Iglesia llena (más de 200 personas, número que supera la cantidad de católicos que hay en todo Tayikistán) y estuvimos en la Catedral Ortodoxa, que es realmente muy linda.

Karagandá-Carmelitas

 

MAS FOTOS AQUI

En esta ciudad funciona la embajada Vaticana, donde vive el Nuncio Apostólico, quien nos invitó un día a comer una paella, cocinada por él, y nos mandó con su secretario a hacer un paseo por la ciudad pagándonos todos. Fuimos a un Acuario, después a un centro comercial muy grande, donde varios de los chicos se subieron a una especie de ascensor, en el que uno se sienta y después de subir varios metros, baja a toda velocidad, subiendo después y bajando unas cuantas veces del mismo modo y conocimos, por último, la torre Baiterek que mide unos 97 m y es considerada el símbolo de Kasajstán.

La 4ª ciudad que queríamos nombrar es la capital de Uzbequistán, Tashkent. Según nos decía una religiosa uzbeca, Tashkent es considerada, entre las ciudades soviéticas, la 4ª más grande, después de Moscú, San Petesburgo y Kiev. Allí estuvimos dos noches. Paramos en la misma catedral, donde se encuentra la Curia y vive el obispo, quien nos recibió y atendió muy bien, con mucha caridad. Conocimos la Iglesia, un templo gótico muy lindo, que antes de construirse la catedral de Karaganda, era el más grande de Asia Central. Tuvimos la gracia de celebrar la Santa Misa allí dos veces.

Recorrimos la ciudad también, estuvimos en un parque de diversiones y en el Zoológico.

2-      Jornada de jóvenes en Oziornoe.

Las jornadas de jóvenes las tuvimos del 11 al 15 de agosto. Participaron unos 200 jóvenes llegados desde las distintas parroquias de Kasajstán, algunos de Rusia y un grupo grande de Polonia. Con estos últimos llegó el sacerdote que predicaría todos los días dos conferencias para los jóvenes sobre el lema de las jornadas, que fue: “Al hombre lo salva la oración, el servicio y la fidelidad” (Человека спасает молитва, служение и верность). Estuvieron muy buenas todas las charlas.

Durante estos días tuvimos la Santa Misa, el Rosario y adoración todos juntos. Un día se fue en procesión con el Santísimo hacia el lugar del milagro de los peces por intercesión la Virgen, que les conté al inicio de la crónica, en donde hay una torre, con la imagen de María en la parte más alta. Una tarde fue dedicada a las confesiones, donde se pudo palpar la obra de Dios en los jóvenes, ya que se confesó la mayoría de ellos y se pudo ver el deseo que tienen, movidos por la gracia de Dios, de lo grande, de hacer cosas magnánimas por Él. Algo muy bueno que se organizó también fue la adoración permanente. Se fueron cubriendo los turnos con los distintos grupos de jóvenes y se adoró a Cristo presente en la Eucaristía durante todas las jornadas.

Astaná. Recorrido por la ciudad

 

MAS FOTOS AQUI

Además de estas cosas, teníamos las comidas todos juntos, algunos momentos libres para jugar al fútbol, a las cartas, tocar la guitarra, charlar con los jóvenes, etc., y un par de veces se organizaron fogones con cantos y obritas de teatro. Nosotros aprovechamos un día a mostrar un video sobre nuestra misión.

Conclusión:

Conocer la vida de la Iglesia en estos dos países, conocer la Historia de estas Iglesias, sobre todo la kasaka, regada por la sangre de los mártires, conocer a jóvenes católicos, a varios sacerdotes, obispos y religiosas, fue una experiencia muy especial para nuestros jóvenes, cosa que les ayuda a fortalecer la propia fe en Nuestro Señor y en su Santa Iglesia. Este fue uno de los frutos visibles más valiosos de nuestro viaje y algo que les quedará grabado a ellos para siempre.

Aprovechamos a dar gracias a Dios por los innumerables beneficios recibidos durante nuestro viaje, agradecemos a los obispos, religiosos y religiosas, que nos recibieron con mucha caridad y generosidad en cada lugar que nos hospedábamos y, por último, a San José y a la Virgen de Luján, patronos de nuestro viaje, por su protección durante estos veinte días, de los cuales esperamos se sigan muchos frutos de santidad para nuestros jóvenes.

Nos encomendamos a sus oraciones.

En Cristo y María.

Sacerdotes y Religiosas del IVE, Tayikistán

MAS FOTOS AQUI

 

Deja un comentario