Trinidad

“La gratitud debe finalizar todos nuestros actos. Padre te doy Gracias. (Jn 11,4) Este es el canto que entonaba el alma de mi Divino maestro. Él quiere escuchar su eco en la mía. Creo, sin embargo, que el cántico nuevo que mejor puede complacer y cautivar a mi Dios, lo constituye un alma desasida y despreocupada de sí misma, donde Él logre reflejar cuanto es y hacer todo cuanto quiera.” (Beata Isabel de la Trinidad)

Por medio de esta breve crónica queremos agradecer los muchos beneficios y gracias que ha recibido en estos 20 años de vida nuestro monasterio.

Preparativos:

Hace más de dos meses decidimos festejar junto con nuestra querida familia religiosa y nuestros bienhechores el día de nuestra patrona, la Beata Isabel de la Trinidad y los 20 años de fundación.

20aniversario-monaterio-ssvm5Como preludio de esta gran fiesta consideramos un regalo más de la Divina Providencia la llegada de nuestro crucifijo para la capilla (tan esperado por nosotras). El día de la bendición de la imagen, nos dijeron que cuando lo veamos recordemos pedir dos gracias: recordar lo que hizo El por nosotros y que al recordarlo nos sacrifiquemos por Él en la persona del prójimo con obras de caridad.

El 08 de noviembre, fiesta de Sor Isabel, justo este año caía en domingo, por lo que nos pareció perfecto unir las dos celebraciones en ese día, decidimos hacer una casulla nueva y un mantel para el altar. Comenzamos con las invitaciones para todos, realmente fue muy edificante, pues muchos de los benefactores y amigos se alegraron enormemente al saber que ya hace 20 años se fundó el monasterio, pues varios de ellos nos ayudan y ni siquiera los conocemos; para otros fue ocasión de poder conocerlos y que conozcan el monasterio. 20aniversario-monaterio-ssvm3

Para esta gran ocasión preparamos muchas cosas, pusimos varios toldos que gentilmente nos prestaron y armaron los padres del seminario, varias mesas y también nos ayudaron algunos bienhechores trayendo bocaditos o donaciones.

Así nos pusimos manos a la obra, pudimos preparar toda la liturgia, ornamentos, la capilla, adornar el monumento de nuestra patrona. Fueron días de trabajo pero llenos de alegría y entusiasmo así como de un gran gozo espiritual, pues durante la novena los padres nos predicaron en la S. Misa sobre un libro de la vida religiosa de San Alfonso Maria de Ligorio, además también pudieron aprovechar las homilías las hermanas del hogar y las hermanas de las casas de formación algunos días; tuvimos también invitados “virtuales” (vía Skype) que nos dieron tres interesantes conferencia sobre Santa Teresa, la lectio divina y el recogimiento interior.

Después de tanto trabajo llegó el gran día para los maitines. Contamos con la presencia de nuestro capellán.

Al día siguiente, 20aniversario-monaterio-ssvm4tuvimos la Santa Misa que fue presidida por el R. P. Alfredo Alós, y concelebrada por nuestro capellán el P. Pablo Verni; fueron muy hermosos todos los cantos, se estrenó la casulla nueva, el P. Alós predicó una homilía sobre nuestra patrona que dio muchos frutos, pues la gente que vino nos pidió le aconsejáramos algún libro para conocer más sobre la beata. Además durante la S. Misa hubo un sacerdote escuchando confesiones. Después del canto a la Virgen todos se acercaron a venerar la reliquia de Sor Isabel.
Nosotras saludamos a todos en el locutorio; les entregamos un tríptico y un marcador de recuerdo por los 20 a20aniversario-monaterio-ssvm1ños de fundación. Agradecemos a nuestras hermanas del estudiantado que nos ayudaron con los preparativos y por atender a toda la gente. Los invitados después de saludarnos pasaban a servirse algo afuera (en el jardín delantero del monasterio) y también podían ver la cartelera con fotos desde la fundación del monasterio.

Después de saludar a todos pudimos compartir el almuerzo con la M. Ana de los Ángeles, (Superiora provincial) quien nos regaló un hermoso lavabo litúrgico de Tierra Santa.

20aniversario-monaterio-ssvm2Por la noche pudimos disfrutar con las fotos de la fiesta, leer los saludos, y así con el alma llena de gratitud al Señor, por nuestra amada vocación contemplativa, pudimos repetir con nuestra Beata “¡Oh! Mirad, el Monasterio… no es aún el cielo, pero tampoco es ya la tierra. … Los horizontes del Monasterio… son aún más hermosos. Es el infinito.”

Hnas del Monasterio Beta Isabel de la Trinidad

Deja un comentario