Los santos se alegran en Dios y la Iglesia peregrinante participa también  de su alegría porque ellos han alcanzado ya su recompensa. Nosotros aquí en Alepo también celebramos y rendimos homenaje a aquellos quienes con su esfuerzo nos precedieron y con la gracia de Dios alcanzaron la meta. Para celebrar esta solemnidad, rezamos el Oficio de lectura muy solemne con la participación activa de todos los jóvenes de las residencias universitarias que tenemos a nuestro cargo. Esto es algo para destacar, ya que la mayoría de ellos son ortodoxos, sin embargo participaron de muy buena gana y con gran entusiasmo. Todos participaron de alguna manera: ya con las antífonas, ya con las lecturas, ya de monaguillos, etc., todo en un ambiente de oración y alegría.

Todos-los-Santos3Luego de los maitines hicimos un convivium, y también los protagonistas principales fueron los jóvenes. Con mucho interés y responsabilidad cada uno expuso brevemente sobre la vida de algún santo Sirio, entre ellos San Pablo, San Ananías, San Simón estilita, San Marón, San Sergio, Santa Tecla, San Efrén, San Juan Damasceno y otros. Siria es una tierra bendecida en frutos de santidad, se conocen más de 70 santos sirios y muchos mártires.

Todos-los-Santos6

Todos-los-Santos7

Gracias a Dios, entre los jóvenes universitarios que viven con nosotros reina un espíritu de familia que hace llevadera la vida en este tiempo tan difícil sobre todo para ellos, en donde tanta gente sufre las consecuencias de una guerra que se prolonga sin sentido, pero sin perder la esperanza de conocer plenamente el gozo de los santos y cantar junto con ellos las bodas eternas.

Hna. María Sponsa Iusti Joseph

 

Deja un comentario