S.E. Bishop of Lake Charles, S.E. Mons. Glen John Provost
S.E. Bishop of Lake Charles, S.E. Mons. Glen John Provost

Querida familia religiosa, quiero contarles una experiencia muy hermosa que tuve en el estado de Luisiana, EEUU. Me parece que Luisiana es uno de los estados más católicos de EEUU empezando por su bandera que tiene un pelícano que es símbolo de Cristo y también la misma bandera de la Diócesis de Lafayette donde me he  tocado predicar la misión-appeal.

Se festejaba el 250° aniversario de la presencia de los “Acadians” que  son los descendientes de un grupo de colonos católicos de habla francesa que emigraron desde Francia a finales del siglo XVI, a causa de la persecución jacobina, para establecer una colonia francesa llamada Acadia en las provincias marítimas de Canadá, Nueva Escocia, y parte de lo que hoy es el estado de Maine. Perseguidos por los británicos en la segunda mitad del siglo XVI, unos pocos colonos permanecieron en Maine, pero la mayoría escaparon hacia el sur de Luisiana donde se establecieron definitivamente. Son popularmente conocidos como “Cajuns”.

02

Todo ha empezado con la Santa Misa Solemne de la Asunción en la Iglesia de San León Magno en Leonville, presidida por el Obispo de la Diócesis de Lake Charles S.E. Mons. Glen John Provost, D.D.

La Iglesia estaba llena. Las mujeres llevaban todas un velo en la cabeza, como bien se usaba hace unos años; vi en los hombres y en los jóvenes una gran devoción y seriedad en el momento en el cual recibían la Santa Comunión.

En fin, todo esto me hacía pensar en la grande Francia católica de unos tiempos atrás con tantos santos.

Terminada la Santa Misa, empezó la Solemne Procesión con la Santísima Virgen y el Santísimo Sacramento en el río al lado de la Iglesia que se llama Bayou Teche.

Bandera de la Diócesis de Lafayette: la Estrella amarilla de la Virgen María; la flor lily de Francia y la Torre de España.
Bandera de la Diócesis de Lafayette: la Estrella amarilla de la Virgen María; la flor de lis de Francia y la Torre de España.

 

La procesión se extendió por 33 millas con 5 paradas en las 5 Iglesias ubicadas al costado del río, rezando el Santo Rosario en inglés y francés. La mayoría de los fieles estaba de rodillas con mucha devoción. Durante el viaje había 50 lanchas navegando en el río, llevando respectivamente el Santísimo Sacramento, la Virgen Asunta, el incienso y muchísimos fieles entre los cuales había sacerdotes, diáconos, seminaristas, hermanas, etc.

Los fieles prepararon a lo largo del río banderas, altares con flores, estatuas de santos  esperando la llegada de la procesión y se ponían de rodillas al pasar el Santísimo y la Virgen María. En cada parada había también un altar grande donde se ponía el Santísimo y el sacerdote daba la bendición.

Yo durante la procesión estaba en una lancha con un matrimonio, tres monaguillos, tres seminaristas, dos hermanas, rezando el Rosario y otras oraciones y cantándole a la Virgen.

Rezando la Corona de la Misericordia en la lancha.
Rezando la Corona de la Misericordia en la lancha.
El Santísimo Sacramento
El Santísimo Sacramento
De rodillas rezando el Santo Rosario en frente al Santísimo Sacramento
De rodillas rezando el Santo Rosario en frente al Santísimo Sacramento
Llevando el Santísimo hacia el río
Llevando el Santísimo hacia el río
Familia de rodillas saludando el Santísimo y la Virgen  al costado del río
Familia de rodillas saludando el Santísimo y la Virgen al costado del río

Damos gracias a Dios por esta celebración y ejemplo de la fe católica.

Quisiera terminar mi crónica con las palabras del Papa Francisco en Washington D.C. el jueves 24 de septiembre de 2015 en el Congreso de los Estados Unidos de América:

“Apelo aquí a la historia política de los Estados Unidos, donde la democracia está radicada en la mente del pueblo. Toda actividad política debe servir y promover el bien de la persona humana y estar fundada en el respeto de su dignidad. «Sostenemos como evidentes estas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que han sido dotados por el Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos está la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad» (Declaración de Independencia, 4 julio 1776)”.

Padre Andrea David IVE

Deja un comentario