Servidoras_Islandia_peregrinacion_vocaciones (5)

“La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies”

(Mt 9, 37-38)

Hemos podido leer recientemente la crónica que escribieron los padres del IVE en Brasil, en la que cuentan cómo, siguiendo el ejemplo de San Juan Pablo II, hicieron una peregrinación a pie hasta Nuestra Señora de Aparecida en acción de gracias por las tantas vocaciones brasileras que entraron este año.

Inspiradas por su ejemplo, hemos deseado hacer lo mismo aquí en Islandia. Queríamos hacer una peregrinación para implorar a la Virgen que conceda vocaciones islandesas para el sacerdocio y la vida religiosa, y en acción de gracias anticipada por las vocaciones que, confiamos, Ella enviará. Una vez puesta la intención surgía la siguiente pregunta: ¿dónde? No hay ningún santuario mariano en Islandia. Sin embargo, sí hay un lugar llamado “Maríulind” (manantial de María), donde se dice que Nuestra Señora se apareció en el año 1230. Cuenta la historia que Ella se apareció a Guðmundur góði, un obispo santo, a quien pidió que bendijese el manantial que allí había, cosa que él hizo. Desde entonces, el manantial es visto como fuente de bendiciones para la gente. Hace unos treinta años, el pastor luterano a cargo de esa zona, puso una imagen de la Virgen en el manantial, en memoria de la aparición. Esto no obstante, todavía hoy Maríulind sigue escondida y olvidada, conocida solamente por los habitantes y fieles de nuestra diócesis. Este manantial se encuentra en la península de Snæfellnes, justo cruzando las montañas de Ólafsvík, el último de los pueblos en el que enseñamos catecismo. Así es que Maríulind resultó ser el evidente destino de nuestra peregrinación.

Para hacerse una idea de lo que fue nuestra excursión, es importante resaltar que durante estos meses de verano, normalmente hay sol durante todo el día y toda la noche. Pero éste resultó ser el verano con menos sol de los últimos cien años. En los últimos dos meses rara vez hemos visto el sol, y las nubes han sido pesadas y cargadas de lluvia. Pero aún así hemos hecho muchas actividades al aire libre, sabiendo que, si esperábamos al buen clima para hacer algo, nunca saldríamos de casa.

Entonces, sin prestar atención al clima, planeamos nuestra peregrinación para el primer día posible, y resultó caer en la fiesta de Nuestra Señora del Carmen. Ese lunes por la mañana salimos a Ólafsvík, a poco menos de una hora, y nos pusimos muy felices al ver el sol brillar. En el punto que habíamos designado para comenzar, una mujer en la estación de servicio comentó que éramos realmente afortunadas por tener tan hermoso día para nuestra excursión, ¡ése era el primero en meses! Nosotras sabíamos muy bien que no era suerte, sino que la Virgen había elegido y preparado ese día especialmente para nosotras. Así que empezamos nuestra caminata de 25 km con muy buen espíritu, listas para hacer sacrificios y ofrecerlos a Nuestra Señora por vocaciones sacerdotales y religiosas para la Iglesia universal, especialmente de Islandia y para nuestra Familia Religiosa. El día pasó rápido mientras llenábamos nuestra caminata de rosarios, canciones, coronillas de la Divina Misericordia, e incluso, pasajes de un libro sobre las vocaciones e historias del misionero ejemplar, Segundo Llorente.

Aunque era de esperar que los polvorientos caminos de las montañas estuviesen abandonados y desolados, no fue así: a lo largo del día nos encontramos con grupos de senderistas y turistas muy sorprendidos por nuestra intención de peregrinar, prometiéndonos rezar por nosotras, y asimismo pidiéndonos rezar por ellos.

Después de un día entero de excursión, terminamos muy cansadas, pero contentas. Habiendo cruzado la parte final de la montaña, llegamos a Maríulind a saludar a la Virgen y depositar a sus pies todas nuestras intenciones. Estamos seguras de que Nuestra Señora escuchó nuestras peticiones y que bendecirá a la Iglesia con muchas y santas vocaciones islandesas para el sacerdocio y la vida religiosa. Les pedimos a ustedes que unan sus oraciones a las nuestras para implorar al Señor que envíe “más obreros a su mies”.

Ave María og áfram! (¡Ave María y adelante!)

SSVM misioneras en Islandia

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here